De nuevo sin poder disfrutar del “Día del Arrantzale” ¡Todo tiene un precio!

Un año más, y ya no se ni cuantos van, que me quedado sin poder disfrutar de uno de los días de fiesta que más me apasionan; el famoso “Arrantzale Eguna” o “Día del Marinero” de mi pueblo natal, Bermeo. Como todas las cosas que merecen la pena en esta vida, y mi trabajo lo merece ¡Tengo que pagar un precio!
Y os aseguro que lo hago, son ya más de 3 años en este país, lejos de mi familia, amigos y sin poder ver el mar a diario, sobre todo durante los meses de verano. ¡Lo que echo de menos la playa! No os lo podéis ni imaginar. Y las veces que se me pasa por la cabeza mandar todo al carajo cuando aparece el “Hombre del Mazo”.
¿Qué hago aquí? Me pregunto. Pero claro, luego, por la mañana, cuando estoy en nuestras instalaciones de Chloorkop con ese sol y ese olor a hierba, y veo a ese “Ejército de las Tinieblas” mío dándolo todo me digo: “¡Cojones! ¿Qué es lo que hago? Pues disfrutar de mi trabajo”. Y luego, porque no decirlo, el salario también ayuda, porque no voy a ser un necio y decir que no trabajo por dinero, aunque a estas alturas de la película, esto no sea lo más importante.
¿La sesión de entrenamiento de hoy? Pues por fin he tenido trabajo y ni corto ni perezoso he secuestrado a Kennedy Mweene durante toda la sesión. ¡Mátalo! Gritaban algunos de nuestros jugadores al ver todo mi espacio de trabajo lleno de material.
Tras realizar el calentamiento con el equipo, por aquello de que llevaba 2 días viajando, hemos trabajado por espacio de 45 minutos en solitario bajo el sistema de rotación de tareas y de espacios.
Diferentes tareas diseñadas con el objetivo de traerlo de vuelta a mi método de trabajo. Desplazamientos con pasos de cuerda y steps, motricidad, propiocepción, velocidad, agilidad, transiciones corporales, coordinación, equilibrio etc. Tras eso, ha realizado10 minutos de bicicleta en el gimnasio para “aligerar” y lo he mandado para casa.
¿El menú para mañana? Un nuevo partido amistoso, esta vez en Thembissa, un suburbio próximo a nuestra Ciudad Deportiva de Chloorkop. En estos momentos en mi hogar dulce hogar de Melrose Arch dando el día por acabado. Un par de capítulos de “Anatomía de Grey” y a dormir. Nunca se sabe si algún día me da por un cambio de profesión y quiero ser cirujano.
¿La frase para la noche del día de hoy? “El valor de las cosas y de las personas no esta en el tiempo que estas duren, sino en la intensidad con que se viven y suceden. Por eso es que existen los momentos inolvidables, las cosas inexplicables y las personas incomparables” (Anónimo).
Desde Johannesburgo como siempre con amor mucho amor Jon Pascua Ibarrola, también conocido como el goalkeeper coach de Sundowns.
Foto: Una de las “instantáneas” recibidas a lo largo del día de hoy, entre unas cuantas que me han llegado hoy de familiares y amigos disfrutando de ese 9 de septiembre que tanto echo de menos. Por ahí aparece mi madre con un gran amigo de la infancia. Personas con los cuales no tengo la oportunidad de pasar mucho tiempo. ¡Todo tiene un precio!.

Comments are closed.