38 segundos de trabajo con una gran pasión, ilusión, fe y energía

Captar en cada momento la esencia que lo hace realmente único
jueves 5 septiembre, 2013
Reflexiones sobre la portería del Athletic surcando el cielo africano
sábado 28 septiembre, 2013

38 segundos de trabajo con una gran pasión, ilusión, fe y energía

El miércoles 11 de septiembre de 2013 será un día que recordaré el resto de mi vida. Tener la oportunidad de presenciar esto en directo es uno de los mejores regalos que a uno le pueden hacer en este trabajo. Debido a sus compromisos con sus respectivas selecciones, las de Sudáfrica y Zambia, no había tenido la oportunidad de entrenar con Wayne Sandilands y Kenndy Mweene juntos desde hacía algo más de una semana.
Los esperaba como “agua de mayo”, y a pesar de que con Kennedy ya había entrenado el día anterior, todavía no había tenido la oportunidad de hacerlo con Wayne. Tras hablar con ellos, les dije que necesitabamos introducir contenido condicional durante la sesión, primero porque con sus selecciones no trabajan estos contenidos durante la semana FIFA al centrarse en la preparación del partido), y segundo porque la semana que viene el calendario nos depara competición el martes y el sábado, con lo que será una semana complicada.
Contenidos de fuerza explosiva, motricidad, velocidad, coordinación, propiocepción, equilibrio, desplazamientos, transiciones corporales, pasos de cuerda y steps, posición básica y blocajes con y sin fase de vuelo fueron los contenidos de este exigente “multitareas”. Aproximadamente 35 minutos a este ritmo, infinidad de variantes, cada vez más complejas e intensas, en las cuales pude disfrutar de todos y cada uno de sus movimientos a través de las referencias.
Que Dios los bendiga por regalarme esto a la vista durante todos y cada uno de los días que tenemos la oportunidad de trabajar juntos. En el siguiente vídeo os muestro, a modo de ejemplo, 3 breves secuencias de las innumerables que realizaron.
En la primera de ellas Wayne Sandilands lleva a cuestas un chaleco lastrado con nada menos que 5 kg encima, que parecen no hacer mella en la ejecución de la tarea, sobre todo en el área dedicada a la propiocepción y el equilibrio.
En la segunda, su transición dentro de los diferentes ejercicios de la secuencia y sus movimientos, sobre todo en los pasos de cuerda y steps, son realmente espectaculares, que junto con unos pasos de vallas muy solventes hacen que la ejecución sea prácticamente perfecta.
En la tercera, el turno es para Kennedy Mweene, que se adapta perfectamente a las diferentes distancias a las cuales están situadas las vallas y realiza las impulsiones de manera muy coordinada para luego, enlazar con una parte final de la tarea muy complicada, en la cual apenas le doy tiempo para realizar los pasos de cuerda (el primero de ellos mediante repliegue) y blocar el balón mediante estirada con fase de vuelo realizada previa incómoda impulsión en un espacio muy reducido.
Días como este miércoles 11 de septiembre de 2013, hacen que me sienta muy afortunado y me recuerdan que el precio (estar lejos de mi familia, amigos y hogar) que pago por todo esto merezca la pena. Al finalizar, mientras realizábamos una ligera carrera continua de “vuelta a la calma” les comentaba: “Días como el de hoy hacen que me de cuenta de lo mucho que me gusta esta trabajo”.
Y me falto tiempo para, nada más finalizar la sesión, descargar el contenido que había en mi cámara de vídeo y realizar este pequeño montaje con una canción de moda, titulada “I will be there”, de un conocido “DJ” sudafricano. Sin más os dejo con el vídeo, lo comparto con todos vosotros. Nada como ver a mi particular “Ejército de las Tinieblas” trabajando de esta manera. 38 segundos de trabajo con una gran pasión, ilusión, fe y mucha, pero que mucha energía. The Sky is The Limit!
¿La frase para la mañana del día de hoy? “La inteligencia nos puede mostrar el camino a recorrer pero la pasión por lo que hacemos es el motor que nos impulsa hacia adelante” (Vía Actitudes para el Éxito).
Foto: Con Wayne Sandilands (a mi izquierda) y Kenney Mweene (a mi derecha), nada más finalizar la sesión de entrenamiento de un maravilloso miércoles 11 de septiembre de 2013.

Comments are closed.