Una carrera deportiva entre el cielo y el infierno, por Jonathan López

Haciendo realidad mi pasión y mi sueño, por Víctor Calle Marsella
domingo 22 septiembre, 2013
La capacidad de hacer realidad un sueño, por David García Luque
jueves 3 octubre, 2013

Una carrera deportiva entre el cielo y el infierno, por Jonathan López

Mi nombre en Jonathan López Pérez y mi historia comenzó cuando apenas tenía 5 años. Comencé a jugar al fútbol en el colegio y allí, sin darme cuenta, comenzó mi gran pasión. Mis padres me llevaron a jugar en el equipo de mi pueblo, el Alcazar CF, donde conocí a mis mejores amigos y a una de las personas que fueron responsables en mi proyección, “Calo”.
Recuerdo que todos los sábados, antes de los partidos, me despertaba con esa típica ilusión de niño, aunque sin apenas haber dormido debido al nerviosismo. En el Alcazar CF, tras jugar el campeonato de España con la selección asturiana logré captar la atención del seleccionador nacional, que por aquel entonces era Teodoro Nieto.
Fue todo un orgullo para mí siendo jugador del Alcazar CF, enfundarme la “corbata” y acudir a una concentración con el equipo nacional. Selección en la que me encuentro con nombres como el de Iker Casillas, Pepe Reina, Joaquín o Vicente Rodríguez. Es allí donde comienzo a soñar con la posibilidad de jugar algún día en un equipo grande.
Tras finalizar aquel “stage” con la selección española vuelvo a casa, y al de una semana recibo una llamada del Barcelona, que muestra interés en contratarme. Casi sin darme aparece también el interés del Real Madrid y por último el del Valencia. Mi sueño se hacía realidad.
Después de visitar dichas ciudades, junto con mi padre, decidimos aceptar la oferta del Valencia CF y allí comenzó mi aventura en el fútbol profesional. Comencé jugando en el equipo cadete, con el que conseguí el campeonato de España ganando la final en los penalties al Real Madrid de Iker Casillas. Tuve la fortuna de parar 3 de las 4 penas máximas que me lanzaron.
Tras aquel campeonato comencé a ser un asiduo en las convocatorias de la selección, siendo hasta en 72 veces internacional.  A la edad de apenas 14 años firmé mi primer contrato profesional con la marca “Nike”, algo impensable hacía solo 3 meses. Al año siguiente, con solo 15 años, tuve la oportunidad de debutar con el Valencia B, siendo el jugador más joven en debutar dentro de las 3 primeras categorías del fútbol nacional. Ese mismo amo, realicé la pretemporada con el Valencia de Claudio Ranieri, situándome a las puertas de la primera división en tan solo un año en el Valencia FC.
Al año siguiente, jugando como portero titular en el Valencia B, soy llamado para jugar el campeonato de Europa con la selección nacional en Inglaterra. Tras captar la atención de Vialli el Cheelsea me hace una oferta en firma para cambiar de club. Oferta que es igualada por el Valencia el cual me ofrece un contrato de nada menos que de 7 años.
Ese fue mi gran “calvario” y a la vez mi “salvación”. Esa temporada formo parte de la primera plantilla del club, consiguiendo ganar la copa del Rey.  La temporada siguiente llega Héctor Cuper y tras intentar irme cedido para conseguir minutos de juego, no tengo la aprobación de este y me paso todo el año en blanco.
La temporada siguiente, ya con 19 años, salgo cedido al Numancia CD, equipo en el que jugué titular durante toda la temporada, siendo el portero más joven de la categoría. Al año siguiente, con la portería del Valencia bien cubierta por Cañizares y Palop vuelvo a salir cedido, esta vez al Real Oviedo. Tras jugar 38 partidos vuelvo al Valencia y me ofrecen salir de nuevo cedido o la posibilidad de jugar en el filial, tenía por aquel entonces 22 años.
Al no darme la oportunidad de jugar el entrenador del filiar decido bajar a jugar a nuestro segundo filial, que competía en la tercera división. Tras una buena temporada recibo una oferta del Recreativo de Huelva en Segunda A, pero el Valencia no me deja marchar.
Al finalizar la temporada, y con ella mi contrato, me desvinculo del Valencia y firmo por el Córdoba, donde no realizo un buen año. Cansado de tanto “subir y bajar” decido retirarme del fútbol a la temprana edad de 26 años.
Ya retirado, un día recibo la llamada de Quique Hernández, que me pregunta si deseo volver a jugar al fútbol. ¡No me lo podía creer! Estaba 14 kg por encima de mi peso. “Estás loco” le dije, “estoy retirado”. Aún así me convence y marcho rumbo a Albacete. En la jornada 7, tras bajar de peso, paso a ocupar la titularidad de la portería tras comenzar como tercer portero.
Recuerdo que ese año logramos la permanencia y nos llevamos el trofeo “Zamora” tras ser el equipo menos goleado de la Segunda División A. La temporada siguiente, renuevo y juego como primer portero. Finalizo esa temporada y al no recibir ofertas de ningún equipo español me veo obligado a marchar al Levadiakos griego, club en el cual apenas permanezco 3 meses al tener problemas con el presidente.

Vuelvo a España y de nuevo continúo sin ofertas hasta que en el mes de septiembre me llega una oferta del Roquetas CD. Allí recobro la ilusión por el fútbol, en un ambiente y en un entorno familiar. Un equipo con grandes ilusiones pero con falta de inyección económica. Tras abandonar el Roquetas CD firmo por el Burgos, realizando un año realmente malo. Tras terminar mi contrato vuelven de nuevo los fantasmas de mi retirada pero es entonces cuando surge de nuevo la oportunidad de mi vida.
¡Otra vez Grecia! Ficho por el Veria CF de la primera división griega. Llego como cuarto portero, nadie excepto el presidente del club quería ficharme, puesto que venía de un Segunda División B descendido. A la segunda jornada de liga ya era el portero titular, siendo elegido mejor portero de la “Super League” griega al final de la temporada.
En estos momentos  tras renovar mi contrato continuaré una temporada más Grecia deseando, tal y como dice Jon con ese espectacular eslogan que acompaña al club de sus amores africano, que el cielo sea el límite en este mi segundo año en Grecia.
Jonathan López Pérez
Querido Jonathan, desearte toda la suerte del mundo en esta tu segunda etapa en el Veria FC, equipo de fútbol que representa a la ciudad de Veria, situada en la Macedonia Central, capital de la prefectura de Emacia, Cuna de la Dinastía Antigónida y sede del koinon de los macedonios. ¡Ahí queda eso! Con todo esto, ¡No queda otra! El límite tan solo puede ser el cielo.
¿La frase para la mañana del día de hoy? “Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes” (Khalil Gibran).

Comments are closed.