En el autobús camino de Rustenburg en la llamada provincia del Noroeste

Finalizada la sesión de entrenamiento de hoy ya estamos en el autobús camino de la ciudad de Rustenburg, en la provincia del Noroeste. Apróximadamente tres horas de autobús nos esperan hasta llegar a nuestro destino.
Horas que aprovecharé para editar algún vídeo de algunas sesiones de entrenamiento que aún me quedan por visionar. Como siempre, voy junto a “Bracharlie” (diminutivo de “Brother Charlie”), y como siempre también, el va dormido mientras yo no levanto la cabeza de la pequeña pantalla de mi también pequeño ordenador de color rosa.
He dispuesto de 20 minutos con mi particular “Ejército de las Tinieblas” en la sesión de hoy, los cuales he empleado para realizar un sinfín de acciones de técnica aplicada en espacios reales. A diferencia de ayer, Kennedy Mweene y Wayne Sandilands han trabajado ya juntos, siendo los hombres encargados de defender la portería de Sundowns en el partido correspondiente a los cuartos de final de la Telkom Knockout Cup que nos enfrentará mañana al Platinum Stars.
En estos momentos en uno de mis momentos de vida interior, escuchando otra de esas canciones que están dentro de la carpeta llamada “Sudáfrica”, que contiene melodías descubiertas durante mi estancia en este país. ¿La canción que estoy escuchando en estos momentos? “I wanna grow old with you” de “Westlife“. Por cortesía de mi amigo Alberto. ¡Gracias! Os dejo el enlace:
¿La frase para la tarde del día de hoy? En referencia a la foto que acompaña la noticia; “Confía también en tu locura, puede conducirte al sitio donde la razón no entiende y la emoción le teme” (Leandro Taub).
¿Alguién ha visto la serie “Prison Break”? Entonces conoceréis a Michael Scofield. Pues bien, la cosa más o menos va a acabar así, en cuanto a tinta en el cuerpo me refiero, no en lo demás, porque de momento no tengo planeado morir tan joven. Y un día más sigo confiando en mi locura.
Eso si, mi razón la entiende y mi emoción no la teme. Para nada, todo lo contrario, siempre van de la mano. “Amo de mi destino, capitán de mi alma”. Preciosa frase del poema de William Ernest Henley con el que Nelson Mandela se inspiró para superar los momentos difíciles en la cárcel y fortalecer su visión, la de una Sudáfrica libre, la de eliminar la desconfianza y el odio existente durante décadas entre la población blanca y negra.

Desde algún lugar de la carretera entre las ciudades de Johannesburgo y Rustenburgo como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como “Sweetman” o como Jon Pascua Ibarrola.

Fotos: El penúltimo de mis tatuajes y uno de los nuevos símbolos de mi confianza en mi locura, esa que mi razón también entiende y a la que mis emociones no temen. Sin molestar a nadie y siendo respetuoso con todo el mundo; “Hago lo que quiero, como quiero y cuando me da la gana”.

 
Como dijo una vez Steve Jobs: “Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. Ellos ya saben de algún modo en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario”

Comments are closed.