Dando un respiro a mi “Ejército de las Tinieblas” con un trabajo de fuerza

Vuelta al trabajo en nuestras instalaciones de Chloorkop en una mañana calurosa, con viento y soleada. Tras la intensa sesión de entrenamiento de ayer con Kennedy Mweene y las reflexiones realizadas durante la noche, he decidido volver a la carga con un trabajo de fuerza.
Antes de pinchar en el vídeo y ver unas breves secuencias de lo que ha sido la sesión de hoy, me gustaría que leyérais la noticia de ayer en la que explicaba cual era mi idea al respecto de lo que podía suceder hoy en cuanto a la introducción de contenidos y cargas. Os dejo el enlace:
Tras todas estas reflexiones, que considero son importantes para situaros en el contexto adecuado, ha llegado la sesión de entrenamiento de hoy. Sesión en la que únicamente he dispuesto de 15 minutos con mi particular “Ejército de las Tinieblas”.
Tras hablar con Kennedy Mweene y preguntarle como se encontraba y hacer lo propio con Wayne Sandilands, pues aunque este último no participó ayer en la sesión siempre pueden aparecer algunas molestias, he decidido seguir adelante y realizar el trabajo de la fuerza.
La única cuestión era como hacerlo en esos escasos 15 minutos sin “estresarlos”. Sobre todo a Kennedy Mweene, que venía de trabajar de una manera intensa durante la sesión del día anterior.  Me he decidido por tanto por una tarea analítica y específica de fuerza mediante impulsiones bipodales con un componente coordinativo introducido gracias a la utilización de mis socorridas bandas elásticas.
Un trabajo limpio, cómodo y sencillo de ejecutar y que no ha implicado ningún tipo de blocajes con caídas. No los quería. Un blocaje de manos al final para “engañarlos” ha sido para mi más que suficiente. Impulsiones bipodales frontales y laterales, trabajando ambas lateralidades y variando la altura de las cuerdas para darle un componente coordinativo a la tarea.
En la última impulsión, siempre y cuando esta no era lateral, tenían la obligación de girar en el aire para encararme y blocar el balón que yo estaba voleando. Cada serie, como podéis comprobar, es diferente y en la última, podréis observar también como los cambios de orientación en el aire son realizados en cada una de las impulsiones, dándole también un ligero “toque” al equilibrio.
Hoy de nuevo, he tenido la sensación de haber acertado con los contenidos y las cargas. Y esto es algo que no se podía haber planificado de antemano, sino algo que hay que ir manejando con ayuda de las sensaciones y la intuición. Casualmente hoy mismo he escrito un interesantísimo artículo para el área de metodología de la etapa de rendimiento en esta misma web. Os dejo también el enlace:
La sesión de entrenamiento de hoy hay que entenderla en este contexto. A mi mismo, si la hubiera realizado en otra ocasión en la cual el día anterior no hubiera introducido ni contenidos ni cargas, me habría parecido una sesión pobre, muy pobre. Es muy importante dejarse guiar por las sensaciones y la intuición para elegir la “forma” que vamos a dar a nuestros contenidos y a nuestras cargas de trabajo en los entrenamientos.
En esta tarea, por poner un ejemplo, están tan pendientes de dominar su cuerpo y coordinar sus impulsiones en cada paso de cuerda (colocado a diferentes alturas) que sus mentes no tienen tiempo para el aburrimiento. Hoy necesitaba introducir un trabajo de fuerza rápido, práctico, sencillo y más o menos divertido, y me he decantado por hacerlo de esta manera.
Y en cuanto a Wayne Sandilands. De nuevo tiene que jugar un nuevo partido amistoso mañana, y es por eso que he realizado también la sesión de fuerza de esta manera. Para que a pesar de haber realizado el trabajo no tenga sensación de haberse “desgastado” demasiado.
Si no habría partido amistoso mañana, la situación hubiera cambiado, y seguramente me las hubiera organizado para trabajar la fuerza de diferente manera, o no, porque hubiera dependido también de las necesidades del equipo pues el plan de ellos también hubiera, como no, cambiado.
En fin, como dijo Serafín, con esto y con un poco más doy el día por acabado y me retiro a mis aposentos, no sin antes decir aquello de “Hoy he disfrutado de nuevo. ¿La frase para la tarde noche del día de hoy? “La verdadera motivación se consigue con el logro, el desarrollo personal, la satisfacción con el trabajo y el reconocimiento” (F. Herberg). Desde este maravilloso otro lado del mundo llamado África como siempre con amor mucho amor Jon Pascua Ibarrola, también conocido como el goalkeeper coach de Sundowns. ¡Muy buenas noches a todos!

Comments are closed.