De vuelta en mi hogar dulce hogar de Melrose Arch en Johannesburgo

Tras cerca de diez días de stage de concentración de pretemporada en la República de Zambia el goalkeeper coach de Sundowns ya esta de vuelta en su hogar dulce hogar de Melrose Arch en la ciudad de Johannesburgo. Aunque nuestra estancia en Zambia ha sido de 8 días completos, casi podemos considerarlos como 10 si contamos  el viernes 10, día de la llegada, y este mismo domingo 19, día del abandono del país y la vuelta a Sudáfrica.
A partir de ahora podré vestirme como quiera, comer lo que quiera, a la hora que quiera, y depender de mi mismo para organizarme el día, independientemente de las horas de entrenamientos y obligaciones laborales varias. Han sido nueve días trabajados y disfrutados de un stage de concentración del que, como siempre, vuelvo agotado.
Pero lo hago con la sensación de haber hecho bien el trabajo, dentro de las posibilidades y de los medios con los cuales contaba, que para nada se parecen a las condiciones en las cuales realizo mi trabajo en Sudáfrica. Y no es que en Sudáfrica las condiciones sean “Top”, pero son mejores que en cualquiera de los países como Suazilandia, Zimbabwe, Ghana o Zambia, en los cuales hemos realizado pretemporadas.
Mis condiciones son aquí muy similares a las que uno se puede encontrar en cualquier club de 2ª división B, y por debajo sin duda alguna a la de equipos de la primera y segunda división española. Por poner un ejemplo, Sundowns en Sudáfrica viene a ser lo que son el Real Madrid y el Barcelona en la liga española.
Pues bien, seguramente no estoy ni tan siquiera cerca, de tener los medios de los cuales dispondría si estuviera trabajando en esos dos equipos. Es por esta razón que cada día respeto y valoro más el fútbol, los futbolistas, y sobre todo a los porteros africanos.
Son auténticos supervivientes del fútbol, personas humildes y sencillas que no tan sólo luchan por ser alguien importante en el mundo del fútbol, sino que lo hacen por tener una vida mejor, mejor tanto para ellos como para los suyos. Para mi esto se merece el mayor de los respetos.
La sesión, por ejemplo, del jueves pasado con Kennedy Mweene dos horas antes del comienzo del partido que disputamos frente al campeón de Zambia es uno de esos claros ejemplos. Sol, calor, más de treinta grados con un terreo de juego de “aquellas maneras” y no pasa nada. El va, y va, y va ¿Y cuando esta cansado? ¡Que cojones! (perdonar por la expresión), también va.
Esa, seguramente, será la sesión de entrenamiento por la cual recordaré este stage de pretemporada en Kitwe (Zambia). Una sesión de entrenamiento “de las de antes”, pero no por ello interesante y efectiva, si se sabe lo que se quiere trabajar y cómo. En estos momentos me encuentro en el avión, de vuelta a casa (Johannesburgo), escribiendo esta noticia mientras escucho unas cuantas canciones y disfruto de unos momentos de “Vida interior”.
¿Las canciones? En esto momentos “Mi marciana” de Alejandro Sanz, pero tras esta escucharé de nuevo “One last cry” de Brian Mcknight. Hoy estoy también especialmente contento porque me veo entero, estoy de nuevo con energía y con muchas ganas de ir a por estos escasos 4 meses que nos quedán aún para finalizar la temporada.
La verdad es que volví “roto”, con unas brevísimas vacaciones que apenas me dieron mucha opción para recuperarme del desgaste acumulado que cada vez, con el paso de los años, es mayor. No obstante, todos sabemos lo que es la mente, y nada como orientar la energía y el pensamiento en lo correcto para sobrevivir y salir adelante ¡Y eso es lo que he hecho!

¿La frase para la tarde noche del día de hoy? “El deporte delega en el cuerpo algunas de las virtudes más fuertes del alma: la energía, la audacia, la paciencia” (Jean Giraudoux). Desde algún lugar del cielo africano entre los países de Zambia y Sudáfrica como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como Jon Pascua Ibarrola.

Foto: Hoy mismo, con mi particular “Ejército de las Tinieblas”, antes de partir del hotel rumbo al aeropuerto de Ndola para coger este vuelo (portada y arriba). El jueves pasado en el Arthur Davies Stadium de la ciudad de Kitwe. Tras finalizar la sesión de entrenamiento de la cual os hablaba, con Kennedy Mweene, y antes del comienzo del calentamiento con Wayne Sandilands para el partido que nos enfrentó al vigente campeón de la liga de Zambia, charlando con un niño (abajo).

Comments are closed.