José Manuel García González y su segunda oportunidad en el fútbol

Mi nombre es José Manuel García González, tengo 33 años y soy natural de Albacete aunque actualmente vivo en Benifaio, un pueblo de la Comunidad Valenciana, donde soy entrenador  de porteros.

Desde que tengo uso de razón me recuerdo siempre con un balón en los pies. Los guantes de portero, como no, siempre me acompañaban allá donde iba. De niño era aquel tipo raro que a la hora de hacer equipos siempre decía: “yo quiero jugar de portero, yo de portero“.

Con 16 años en un partido sufrí una gravísima lesión de rodilla que me hizo pasar hasta cinco veces por el quirófano. Fue un año y medio lleno de operaciones y muchísimo sufrimiento no solo para mí, sino también para mí familia. Lo único que tenía en la cabeza era regresar cuanto antes a los entrenamientos.

Tras las cinco operaciones, el 9 de noviembre de 1998 (jamás olvidare esa fecha)  el doctor Placido Jiménez de Albacete me dio la peor de las noticias que un niño con diecisiete años y loco del fútbol podía recibir: “Si en un futuro no quieres tener problemas con esa rodilla tienes que dejar de inmediato de jugar al fútbol”, me dijo.

Recuerdo que no hice más que llorar durante un par de días. Después de aquel “palo” la persona más sabia que jamás he tenido la oportunidad de conocer, mi abuelo Agustín, me dio el mejor de los consejos que en aquellos momentos podía recibir. Recuerdo que me dijo: “El fútbol y la portería son tu pasión, pero que no puedas jugar no quiere decir que no puedas seguir disfrutando de ello“.

Ese mismo día fue cuando me di cuenta de que como entrenador de porteros aún podría seguir disfrutando del fútbol, y sobre todo de mi pasión por los tres palos. Ese año y de la mano de Mario Simón  (Entrenador del UD Almansa y ex entrenador del Albacete Balompié) comencé a hacer mis pinitos como entrenador de porteros.

Desde ese día solo he dejado de entrenar porteros durante unos cuantos meses debido a unos problemas con mi antiguo equipo. Pero cuando creía que nunca volvería a entrenar, por motivos personales me tuve que desplazar a vivir a Valencia y allí es donde aparece en mi vida el CD Benifaio.

Junto con Quique Duart y Edu, que me ofrecen la posibilidad de entrenar a sus porteros.  Tanto el club como ellos han hecho que me sienta otra vez entrenador de porteros y que ahora más que nunca tenga en mente intentar hacer de esta pasión mi vida.

En lo deportivo este año esta siendo muy bueno para mí, en el cual he tenido también la suerte de participar como monitor en el “Clinic” de Navidad de Soloporteros en el que he compartido esta experiencia con dos grandísimos EDP, como son Jorge Bartual y Juanjo Roa.

Actualmente estoy sacándome también el Curso de Entrador de Porteros y continúo formándome en muchísimos aspectos. Yo no soy ni quiero ser ejemplo para nadie, pero si me gustaría que todos aquellos chavales que tienen la desgracia de sufrir una lesión tan dura como la mía, sepan que dentro del fútbol existen mil posibilidades y que si de verdad sienten pasión por este deporte no lo abandonen.

Para despedirme me gustaría dar las gracias a algunas personas: A mi mujer por aguantar todas las horas que le dedico a esto y no hacerme ni un solo reproche, a mi abuelo Agustín por hacerme ver que la lesión no era el final, a Quique Duart y a Edu  por darme la oportunidad de volver a entrenar, Y como no a ti Jon, por darme la oportunidad de poder contar mi historia.

Me gustaría despedirme también tal y como siempre lo hace el goalkeeper coach de Sundowns, con una de esas frases célebres que siempre acompañan todas y cada una de las noticias de su web. ¿La frase para el día de hoy? “En el esfuerzo y trabajo encontrarás la recompensa”.

José Mamuel García González

Comments are closed.