Xabier Martin y su ilusión por seguir disfrutando de nuevas experiencias

La vida y sus giros, por Rubén Martínez y Sonia De la Torre
miércoles 19 febrero, 2014
La preciosa historia que hay detrás del portero Unai Alba Pagadizabal
viernes 21 marzo, 2014

Xabier Martin y su ilusión por seguir disfrutando de nuevas experiencias

Debe ser que Jon y yo somos ambos de cerca de Bilbao, debe ser que tenemos alguna amistad futbolera en común, pero fue la pasión que tenemos hacia nuestro deporte la que un día me llevo a querer conocerlo.  A ese “Goalkeeper Coach” que día tras día me deja alucinado por su gestión del tiempo.
Pues debe ser que  ahora  me  tengo  que  poner  a  hablar  de  “Mi historia”. Soy Xabier Martin Nebreda, natural de Romo-Las Arenas, provincia de Vizcaya, Licenciado en INEF y Entrenador Nacional de Futbol. Me crie en las rodillas de mi abuelo en San Mamés y a la vera de mi padre en las Llanas, viendo al Sestao Sport.
No obstante como un buen día me dijo mi abuelo: “Primero has de ser del equipo del pueblo y luego del Athletic”, así  que yo ¡Soy del Arenas Club de Getxo! Empecé a jugar en este club en benjamines, y llegué hasta el equipo senior de la 3ª división.
Esto me dio un sentimiento y un amor a unos colores, que he trasladado y traslado a todos y cada uno de los equipos en los cuales fui jugador o de los que fui y soy entrenador ¡Cómo no! Considero fundamental, y tarea del entrenador, que el jugador sienta el juego, sienta el fútbol, pero que sepa también que hay gente detrás de unos colores (ya sean 50000 socios o 4 y el del tambor), y que tenga el máximo respeto a su camiseta y la haga propia. Esto es algo que  me enseño el Arenas.
Siempre tuve la ilusión de poder participar en alguna aventura dentro del ámbito de la Cooperación y el Desarrollo, y tras estudiar Magisterio de Educación Física en Bilbao y finalizar mi etapa como jugador, me embarque en un proyecto de la Fundación Athletic Club y la ONG Deporte y Desarrollo en Villa el Salvador.
Un Asentamiento Humano en el sur de Lima (Perú), donde participé en la creación de las “Escuelas Deportivas Carlos Gurpegi”, donde impartíamos cursos de formación para Educadores Deportivos y dábamos vida, junto con mi amigo Juan Abanto, a las camisetas “23-4-8”, del retorno de Gurpe. Una experiencia mágica, donde tuve la oportunidad, entre bonitas charlas de futbol, de la vida y sinceras sonrisas, de conocer y convivir con Carlos, la persona, la leyenda.
Esta experiencia me animó a seguir formándome y me traslade a vivir a León con objeto de culminar la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Al de unos meses de estar en León me ofrecieron la oportunidad de trabajar en la Cultural Leonesa, el equipo de fútbol que representa a la ciudad.
Un club en el que trabajé 3 años en el futbol base, y del cual llegué a ser  2º Entrenador y Preparador Físico del primer equipo la temporada 2012-2013. La falta de un entrenador de porteros en el cuerpo técnico me hizo acercarme a la especificidad de su entrenamiento.

Siempre dejando claro a mis tres pupilos Diego Calzado (El portero de León), Emilio Romero (“Internacional” por Murcia) y el joven Oscar Kuny, que eran ellos los que seguro tendrían mas conceptos que yo pero que entre todos, junto con los libros de Luis Llopis y la web de Jon Pascua, haríamos sesiones muy chulas.

Tengo que deciros que uno de mis hobbies cuando me encuentro por Bilbao es acercarme a Lezama y pasar la mañana viendo entrenar a mi Athletic, donde tuve la oportunidad de disfrutar, entre otros muchos, de la etapa de Luis Llopis, un auténtico espectáculo.

Dice un proverbio nómada que “si no te gusta lo que ves, echa a andar”, así que hice la mochila al acabar la temporada y volví para mi barrio, con la ilusión de seguir escribiendo nuevas aventuras, y así es como por medio de la ONG Red Deporte, surgió la oportunidad de salir para la lejana y colorida India. Dice otro proverbio nómada que “solo cuando te quedes sin sombra échate a descansar”. Desde Noviembre, me encuentro en la academia de futbol YFC Rurka Kalan, en la región de Punjab. Estaré por aquí hasta el mes de marzo, desmontándome y volviéndome a montar, con la función de formar a los entrenadores de la academia.
Una escuela de fútbol donde todo es muy diferente, pero a la vez igual. Niños, balones, campos anegados de agua que nos obligan a parar varios días, porteros dibujando palomitas etc…

Lo suficiente para sentirte profesional y dar siempre el máximo, cueste lo que cueste, crean o no crean en ti, donde tomando prestada la frase de Jon Pascua me encuentro con el problema de la formación de los entrenadores, donde todavía existe la leyenda de que “los ex jugadores son las personas idóneas para formar jugadores”.

La verdad es que sueño cada noche, seguramente como muchos de vosotros, en tener la gran fortuna de poder vivir del futbol, trabajar en centros de alto rendimiento, o dar clases en reputadas universidades. También seguramente por aquello de que “el cielo es nuestro limite”.

Pero mientras tanto, antes de estar en casa esperando la llamada del espíritu santo, he decidido seguir recorriendo el mundo, abriendo mi mente a nuevas culturas, nuevas formas de deporte, aprendiendo las necesidades de cada entorno, de cada familia y de cada niño. Esto es algo que me ofrece la cooperación, además de darme la oportunidad de seguirme formando tanto como persona como de entrenador.

Bueno, ya sabéis alguno de los que me conocéis, que considero que este gran deporte esta masificado y hay mucho “Licenciado en prensa deportiva con máster especialista en debate de barra de bar”,  así que no seré yo quien entre a debatir si el esquema táctico de Jurgen Klopp se corresponde a las necesidades técnicas que su media punta derecho le ofrece…Hablando de futbol,  no me gusta caer en el tópico “¿Lo mejor del fútbol?  Las grandes amistades que me ha dado”, que por supuesto que las hice y las hago, pero prefiero quedarme con sus beneficios, como son todas las cosas que aprendí (futbolísticas o personales) de los diferentes buenos entrenadores y compañeros tuve. Ya sabéis, de los malos mejor ni acordarse, ni dar nombres, ni hacer  con ellos prisioneros.

Siempre tengo presente a la gente que me aporta algo y  me enseña, como aquellos mis primeros entrenadores que me otorgaron el brazalete de capitán  y me dieron la responsabilidad de lanzar penaltis y faltas. Me acuerdo de Txabiru, de Txutxi y de Gari Fullaondo, que me supo cambiar el chip. De Goiko y Pouso, que crearon unos grupos espectaculares.
De Txema Noriega, Iñaki Pola y Alfredo, con los que daba gusto ir a entrenar. De Kike Bayón y nuestra complicidad, del gran grupo que hicimos los chavales en el Indautxu, de mi Kuadrilla del Karton Nivel 3 del curso de Entrenador Nacional de Alcorcón, auténticos Gurus todos ellos. Y, cómo no, de Pedro Gómez y su manual de supervivencia “La preparación física del Futbol contextualizada en el futbol”, y alguno más que seguramente me dejo en el tintero.
Y también, cómo no, he dejado para el final la famosa pregunta que nos hacen a todos los que estamos lejos de nuestra casa “¿Que es lo que más echas de menos?”  Y como yo no soy de tópicos, aunque un buen bocata de jamón no se lo perdono a nadie,  siempre les digo: “Yo, lo que más echo de menos,  es ir a San Mames y ver a mi Arenas”.

Me gustaría terminar, tal y como lo hace Jon, con dos frases para el día de hoy. La primera es del eterno Marcelo Bielsa, que dice así: “Si algún día tuviera que analizar a un entrenador, prescindiría del resultado, examinaría el método”. ¿La segunda? Del poeta Víctor Hugo: “La sonrisa es la distancia más corta entre dos personas”.Hoy, cerca de Kapurthala ¿Mañana? Donde me lleve la marea dejando mi sonrisa olvidada, con la única intención de que cada vez que se la encuentren les inspire plena confianza como siempre con amor mucho amor, Xabier Martín Nebreda.

Felicitar al “Goalkeeper Coach” de Sundowns por su web, que tanta compañía nos hace a muchos de nosotros, y agradecerle su invitación para darme la oportunidad de poder contar “Mi historia” en la “Firma Invitada”.

Xabi Martin Nebreda  (xabi_martin@hotmail.com)

Comments are closed.