Duro e intenso día de trabajo para mi particular ejército de las tinieblas

Hoy por la mañana hemos vuelto a realizar una nueva sesión de entrenamiento en la cual el grueso del equipo no ha tenido necesidad de porteros durante toda la sesión. Sesión por tanto que he aprovechado para trabajar con mi particular “Ejército de las Tinieblas” de manera específica por espacio de una hora.
Tras el regenerativo de Wayne Sandilands, que venía de jugar el domingo, y la vuela a las sensaciones de Kennedy Mweene, que venía de tener el fín de semana libre debido a la ligera “conmoción cerebral” sufrida el pasado miércoles en el Zambia & Uganda, hoy puedo decir aquello de que ¡He vuelto a la carga!.
He realizado un trabajo de acciones combinadas (prolongación, despeje de puños en anticipación, repliegue, remates, blocajes y desvíos con y sin fase de vuelo etc…) bajo portería junto con un trabajo de agilidad al final, de esos de “toma pan y moja”, mediante lateralizaciones e incorporaciones.
Una sesión de la cual he salido muy contento, más si cabe porque el estado del campo (blandito por las últimas lluvias sufridas) y el tiempo (ligera lluvia) me han venido como anillo al dedo para la introducción de estos contenidos. Os aseguro que esta sesión a 30 grados y con el césped en su estado normal (algo duro) no hubiera podido realizarse.
Mejor dicho hubiera podido realizarse pero no la hubieran disfrutado, siendo la pregunta ¿Qué es lo que hubiera sacado de ello? Pues nada. Es por eso que cuando llueven dos gotas aprovecho, si el calendario y el plan que tengo en mento me lo permiten, para realizar este tipo de tareas.
Un trabajo, el de hoy, en el cual todos hemos disfrutado de verdad, incluso Thela Ngobeni, que no ha participado en la sesión por unas ligeras molestias musculares que arrastra y que no ha quitado ojo a lo que estábamos haciendo. La sesión ha sido tan intensa que hasta les he perdonado el trabajo posterior de gimnasio que ha realizado el resto del equipo.
La verdad es que es un auténtico lujo lo de trabajar con estos tipos. Vamos a ver mañana como han asimilado este trabajo y por donde tiramos. Aún me quedan 3 días más para preparar la semana así que no tengo “estrés” por ningún lado.
Por cierto ayer, en la vuelta de Kennedy Mweene a los entrenamientos, me decidí por trabajar con el por espacio de solamente 30 minutos, tiempo en el cual realicé un calentamiento de competición para traerle de vuelta a las sensaciones y ver como respondia tras el fuerte impacto recibido en su cabeza el pasado miércoles. Al ver que todo fue bien hoy decidimos conjuntamente pisar el acelerador y no ha tenido ningún tipo de problema para dar “cara” a la sesión.
¿La frase para la tarde noche del día de hoy? “Poner a las personas adecuadas en los puestos adecuados es mucho más importante que desarrollar una estrategia” (Jack Welch). Desde Johannesburgo como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como “Sweetman” o Jon Pascua Ibarrola.

Foto: Wayne Sandilands y Kennedy Mweene, dos de los componentes de mi particular “Ejército de las Tinieblas”. Un ejército, casi tan grande como el amor (Portada y arriba). La plantilla rezando, una imagen que se repite antes de cada sesión de entrenamiento (sobre estas líneas).

Comments are closed.