Los porteros en la liga Boliviana y en Sudamérica, por Víctor Cano Niño

La importancia de ser en el fútbol y en la vida, por Amaya Gallo
miércoles 14 mayo, 2014
Quien tiene un amigo tiene un tesoro, por Luis Prado Soto
martes 10 junio, 2014

Los porteros en la liga Boliviana y en Sudamérica, por Víctor Cano Niño

Si en mi anterior articulo hablé sobre el futbol de Bolivia en general, en esta ocasión voy a hacerlo sobre algo que seguro os gustará más; hablaré de los porteros y de su entrenamiento específico en este curioso país, Bolivia.

Si por todos es sabido que el guardameta es una figura especial en el fútbol, es también reconocido que lo es mucho más en el futbol sudamericano. En el hemisferio sur de América los guardametas tienen  un toque especial, sobre todo en su manera de aguantar, sus posturas, sus lanzamientos de faltas, penaltis…

Si todo portero tiene una personalidad especial dentro de un equipo, aquí en Sudamérica este hecho es aún más notable si lo ponemos en comparación con los porteros de otras partes del mundo. Como ejemplo tenemos figuras como Higuita, Chilavert, el “mono” Burgos, Julio Cesar, Rogerio Ceni, Justo Villar, Dida, Abbondanzieri e incluso Jorge Campos, aunque sea Mexicano.

Todos ellos tiene algo especial como porteros, que no es otra cosa que esa cuota de “locura” y grandeza que siempre se ha atribuido a los más grandes. Aquí en Sudamérica es de donde salen y se forjan gran parte de esa especie de porteros en “extinción”.

En Bolivia y en todo Sudamérica es emocionante ver como muchos niños quieren ser arqueros. ¿Será por el sol abrumador? ¿Por la emoción que da el puesto? No se la razón, pero muchos quieren ser los dueños del arco e imitar a Benji Price de Supercampeones, volando rumbo al balón como Oliver y Benji.

Es emotivo ver cómo tras cada blocaje, en vez pegar un pelotazo arriba echan a correr como posesos hacia la portería del rival, como queriéndose batir con el otro guardameta. O como cuando hay un penal, cruzan fugaces la cancha y se hacen los dueños del esférico. Casi seguro que es algo irracional, cada vez con más tendencia a desaparecer en un fútbol moderno, resultadista y economista. Pero todavía quedan algunos “locos”. Por eso es bonito sentarse junto a una de esas canchas que citaba en mi primer artículo de la firma invitada, y ver a los niños disfrutar sin la presión de la derrota, sin pensar en el euro o en el dólar.

Por eso merece la pena ganar unas horas de vida y de fútbol del de verdad, y estudiar los orígenes de aquellas figuras con guantes que se plantaban de rodillas o salían conduciendo el balón hasta territorio enemigo.

Aquí en Bolivia he tenido la ocasión de entrenar a buenos arqueros como Mauro, “El Condor” Machado, Max Roughcher, Torrico, Cárdenas… y de ver entrenar o jugar a otros como Carlos Arias (ex Cordoba CF), Federico Elduayen, Daniel Vaca, “El Mono” Galarza o Romel Quiñonez (joven muy talentoso) entre otros.

Del mismo modo he tenido la suerte de contactar y visitar a entrenadores de porteros muy validos como Denis Pilet (Blooming), Roberto Ariñez (The Strongest), Marco Barrero (Oriente y selección nacional) y no hace mucho a Marcelo Álvarez (argentino actualmente en Emelec de Ecuador), todos ellos técnicos muy profesionales. Seguramente el entrenamiento de porteros aquí no es tan estructurado y organizado como en Europa pero lo que es cierto, es que está dentro de una línea de mejora claramente ascendente.

A veces se ven errores como el no trabajar bien lateralidades (haciendo caídas solo a la derecha), hacer sesiones demasiado largas, olvidarse de las transiciones o inicios de juego  ofensivo, pero en general hay una buena línea de entrenamiento. Si bien la estatura del jugador boliviano es algo que históricamente se consideró como un hándicap, es algo que a día de hoy está cambiando un poco.

En mi opinión quizás se deberían de corregir las temporizaciones excesivas que restan de espectáculo al fútbol. Todos sabemos que cuando vamos ganando hay que “gastar” tiempo, (a mi no me gusta eso de perder tiempo porque en futbol el tiempo no se pierde), que a veces es un tema táctico y hasta psicológico, pero también es cierto de que si se abusa se deteriora el espectáculo. Personalmente prefiero ganar de un modo más noble.

Aun hay algunas carencias en el trabajo de toma de decisiones y su puesta en práctica, a pesar de que hay arqueros con muy buen saque que saben priorizar la precisión con respecto a la distancia. En los equipos que estuve, la mejora de este aspecto del juego siempre fue uno de mis objetivos. Registraba todos estos datos en una planilla gráfica de todos los pases con el pie y con la mano bien y mal efectuados, así como sus efectos en el juego del equipo. A veces un buen dialogo es más efectivo que la mejor de las tareas, aunque lo ideal es que ambos vayan siempre de la mano.

Como anécdota de un equipo profesional de liga, comentar que no hace mucho llegó un nuevo entrenador a un equipo. El primer día de entrenamiento los porteros fueron a hacer su trabajo especifico, y el resto del equipo se reunió en el centro de la cancha para hablar de cómo iban a jugar a partir de ese momento: “Toque corto”, “ataque combinativo” ,“juego de posesión”, “salir tocando”… y comenzaron a hacer diversos ejercicios en el campo.

Al llegar el momento de jugar futbol 11 contra 11, es decir, cuando se incorporaron los porteros, a cada blocaje le seguía un saque largo, un pelotazo, directo al área rival. El técnico se volvía loco, pero… ¿Quién era el responsable? ¿Dónde estaban los arqueros durante esa charla tan importante? Un error… simple, pero significativo. Fácil de corregir.  Seguro que es un error que no solo se produce en Bolivia.

En general, en este país, hay buen trabajo y buenos entrenadores de porteros. Y fruto de ello hay buenos cancerberos. Seguro que más de uno acaba dentro de poco en equipos extranjeros gracias a su buen desempeño.

Además de que siempre queda ese buen sabor de boca de los goleros sudamericanos junto con esas pequeñas locuras que le dan tan buen toque al fútbol. Ese ponerse el corazón en la boca y pensar ¿A dónde vas? Aunque ves que al final casi siempre les sale bien. Ojala siempre quede un poco de ese espíritu de “Higuita” en este deporte. Será bueno para todos.

Y por cierto ¿Alguien sabía que el gran Thomas N´Kono fue portero en el Club Bolívar de Bolivia en la temporada 96/97? Ahí lo dejo, para los curiosos. Un saludo a todos y como reza el lacito que acompaña a los regalos de cumpleaños: “Espero que te guste”.

Víctor Cano Niño

¿La frase del día de hoy? “Ser portero es más que una posición, es un privilegio”.

Fotos: Víctor Cano Niño (portada y primera foto del interior de la noticia) El “Condor” Machado con un aficionado (mitad), El “Mono” Galarza (sobre estas líneas).

Comments are closed.