Fin de las vacaciones y surcando el cielo rumbo al continente africano

Hoy sábado 21 de junio doy por acabadas las vacaciones en mi hogar dulce hogar de Bermeo a la vez que doy comienzo a la operación retorno que me llevará de vuelta a mi segunda casa, África. Para cuando tengáis la oportunidad de leer esta noticia, ya estaré surcando el cielo.
Bien en el trayecto entre Bilbao y Frankfurt, o bien en el que cubre la distancia entre la ciudad alemana y una de las capitales de Sudáfrica, mi querida Johannesburgo. Salida de Bilbao a las 14:00 horas del mediodía y llegada estimada a Johannesburgo para mañana domingo a las 08:40, también de la mañana. Todo esto con una escala de 6 horas en suelo alemán.
Me voy contento, y sobre todo agradecido. Agradecido por el mero hecho de tener la oportunidad de disfrutar de mi trabajo y estar en una situación tan privilegiada, a pesar de los miles de kilómetros de distancia. Una distancia, que es tanta, como para no poder volver a ver a los míos hasta dentro de 6 meses.
En nada volveré a estar de nuevo con mi particular “Ejército de las Tinieblas”, ese que tanto me ha dado y al que adoro. En breves, los escucharé de nuevo resoplar a través de las referencias buscando la perfección en cada movimiento, en cada tarea. No tengáis la menor duda de que los tendré que estar “frenando” desde el primer día pues comenzarán, tal y como lo hacen siempre, con la misma intensidad con la cual acabaron el año. Es parte de nuestra “cultura de entrenamiento” y algo, que por otro lado, me encanta.
A partir de mañana damos por reanudada la aventura africana y seguiré compartiendo, como hasta ahora, esas pequeñas vivencias a las cuales yo llamo mis “Memorias de África”.
¿La frase para el día de hoy? “Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que, constante y paciente, la sostiene en la sombra” (Rabindranath Tagore). Desde Bermeo como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido por algunos, solo por algunos, como Jon Pascua Ibarrola. Gracias de todo corazón a todos los que, con vuestro cariño y afecto, habéis hecho mi estancia y mi vuelta a casa un poco más agradable.
Foto: En la playa de Bakio, dando fin a mi temporada veraniega, a mis vacaciones y a mis días de playa. Dentro de un año, estaré ahí de nuevo.

Comments are closed.