El papa desinteresado y el papa manager, por Rubén Sánchez

Me llamo Rubén Sánchez, tengo 29 años y soy de Madrid. Actualmente trabajo como director de fútbol base en el C.F. Liceo Sport. Allí he podido entrenar en todas las categorías durante más de diez años, hasta ocupar el puesto que desempeño en la actualidad. Me considero una “persona de Club”, que vive por y para el fútbol.
En este sentido, tengo mucho cariño a este Club porque hemos crecido juntos prácticamente desde sus inicios. Cuando llegué apenas teníamos 100 niños y hoy tenemos más de 500, bajo una filosofía de formación completamente educativa y antagónica a casi todo lo que conocemos. Creo que una de las cosas más bonitas cuando trabajas en fútbol base, es ver en el equipo juvenil, a chicos que has entrenado cuando eran benjamines.
Durante estos años, me fui formando en la universidad Autónoma de Madrid estudiando primero Magisterio de Educación Física y posteriormente CCAFYD. En esta segunda carrera tuve la oportunidad de realizar varios intercambios de estudios al extranjero, entre los que puedo destacar mi paso por la Facultad de Deportes de la Universidad de Oporto, uno de los epicentros del nuevo paradigma de entrenamiento en fútbol.
Paralelamente, también he formado parte de otros clubes como “preparador físico” entre los que puedo destacar el Rayo Vallecano, el Leixões (Portugal) y el San Fernando de Henares. También tuve mi periplo en el fútbol sala, siendo 2º entrenador de la Selección Madrileña Sub-19 la pasada temporada.
Mi sueño como el de muchos otros, es dedicarme al fútbol en su plenitud; pero me encuentro en un momento en el que no sé todavía que es lo que más me gusta, dentro de lo que ya sé que me gusta.
Respecto a esto, me gusta trabajar como preparador físico, me encanta la metodología y también me apasionan los niños; pero todos sabemos que es muy difícil vivir del fútbol base en este país. Por otra parte, también trabajo con mucha ilusión como profesor en los cursos de entrenadores de fútbol impartiendo varias asignaturas, así como de profesor colaborador en la Universidad Rey Juan Carlos tutorizando trabajos fin de grado para la línea de investigación de Iniciación Deportiva.
Cuando redacté esta pequeña reflexión sobre ciertos tipos de padres que encontramos con frecuencia en el fútbol base, lo hice tomando como base un artículo que escribimos entre Ángel Baldazo (director general del C.F. Liceo Sport) y yo hace ya varios años. Nuestro punto de partida por aquel entonces, era preguntarnos porque en este país existen tantas personas que tienen como segunda profesión la de “entrenador de fútbol”; y acabamos diseccionando todos estos perfiles de padres.
Hace poco tiempo le di una vuelta a aquel artículo, para redactar de nuevo esta clasificación que seguro os resultara “familiar”. Si os estáis preguntando: ¿Cuál de estos tipos de padres es el peor? Podríamos responder, aquel que aúna varias de las descripciones comentadas. ¿La frase del día de hoy? “La virtud de los padres es una gran dote” (Horacio, Poeta latino)
Rubén Sánchez

Comments are closed.