Sundowns 0 Orlando Pirates 3 en una noche terriblemente desgraciada

En una de las tardes noches más tristes y terriblemente desgraciadas de los algo más de cuatro años que llevo en este país; Mamelodi Sundowns 0 Orlando Pirates 3. Severo correctivo y goleada la que recibimos ayer en partido correspondiente a la cuarta jornada de liga. Demasiadas desgracias, casualidades y acumulación de despropósitos para salir con vida del evento.
No tuvimos suerte con el arbitraje (dos goles vinieron en dos contragolpes tras posibles faltas a nuestros jugadores), errores en defensa (incluida una mala salida de Kennedy fuera del área que habilita una vaselina en el segundo de los goles), falta de fortuna en los metros finales (enviamos 2 balones a la madera) con gran cantidad de barullos en el área rival y lesiones desgraciadas que nos obligaron a realizar cambios innecesarios. Lo que suele decirse; un gran día para estar de parto, en el que Orlando Pirates se defendió como gato panza arriba y sacó petróleo a la contra.
¿Las secuelas de todo esto? Un público terriblemente enojado que ya comienza de nuevo a pedir la cabeza de nuestro entrenador. Una buena semana para los medios de comunicación que van a echar más leña al fuego seguro. Por suerte, el siguiente partido será este mismo domingo y dispondremos de una nueva semana para resarcirnos, aunque estos 3 puntos no volverán a nuestro casillero en la vida.
Malos, muy malos tiempos corren para la lírica, y en nada dará comienzo el pánico. Por suerte estas situaciones no me afectan personalmente para nada (aunque si lo hacen indudablemente por el comportamiento del entorno, porque jamás he sentido presión en este trabajo, ni creo que la sentiré en la vida. Mientras tenga todos los sentidos puestos en mi trabajo y haga lo que esté en mi mano, la única razón que suelo tener para no dormir es tomarme dos cafés antes de acostarme o quedarme en el ordenador trabajando.
Por otro lado, es increíble la incultura futbolística de este país, que es capaz de cuestionar una alineación pidiendo jugadores en el once inicial sin ni siquiera saber que están lesionados o sancionados con tarjetas. En la zona donde vivo mismo, cuando alguien quiere hablarme de fútbol escapo rápidamente, ganamos o perdamos, pues no tengo tiempo para ciertas cosas en mi vida.
Es el entorno futbolisticamente hablando más pobre en el cual he convivido en la vida, cosa que respeto enormemente porque no tienen razones para tener mayor conocimiento de lo que es el fútbol, aunque no por ello tengo que estar abierto a escuchar ciertas cosas. Y nada tiene que ver con mi trabajo con los porteros, hablo de comentarios sobre las alineaciones, juego del equipo y demás. Se habla demasiado de dinero, críticas desmesuradas por el salario que reciben nuestros jugadores, reflejando la sociedad en ellos insatisfacciones propias por su situación económica personal.
Nuestros jugadores, os aseguro que son los más humildes que me he encontrado en todos los años que llevo trabajando como entrenador en este deporte. Incluyendo también mi etapa como entrenador de porteros profesional poco o nada remunerado, en equipos de tercera división. Hay ciertos comentarios sobre nuestros jugadores que me niego a perder el tiempo escuchando.
No obstante, dura reflexión la que tenemos que hacer de puertas para adentro porque tampoco es de recibo que un equipo millonario, con el mayor potencial de inyección económica en África, haya ganado tan sólo un título de los 17 que hemos disputado hasta el momento; como son 1 liga y 3 torneos de copa al año, y la actual de la MTN8 Cup de esta temporada de la cual caímos eliminados.
Y me incluyo en ello y pongo la cabeza si es necesario a costa de perder mi trabajo que, para mi, es secundario pues nada es más grande que el club en estos casos. En fin; hoy ya es otro día, mañana será otro y así sucesivamente hasta el resto y el fin de nuestras vidas.
¿La frase del día de hoy? “De todas las críticas que pasamos en nuestra vida, ninguna es tan importante como la que nos otorgamos a nosotros mismos” (Nathaniel Branden). Desde Johannesburgo como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido por algunos, solo por algunos, como Jon Pascua Ibarrola.
Foto: Con “Bracharlie”, diminutivo de “Brother Charlie”, durante unos de esos tantos momentos previos a nuestra llegada al estadio una hora y media antes del comienzo de cada partido (portada y arriba). Las botas que el goalkeeper coach de Sundowns estrenó durante el calentamiento previo al derby de ayer frente al Orlando Pirates. ¡Los tiempos cambian y hay que seguir las nuevas tendencias! (sobre estas lineas).

Comments are closed.