Docente por vocación y docente por accidente, por Rubén Sánchez

Un clinic de porteros en EE.UU, por Albert Aumatell Jordá
jueves 28 agosto, 2014
Los diez mandamientos del portero de fútbol, por Ismael Díaz Galán
jueves 4 septiembre, 2014

Docente por vocación y docente por accidente, por Rubén Sánchez

Me llamo Rubén Sánchez, tengo 29 años y soy de Madrid. Actualmente trabajo como director de fútbol base en el C.F. Liceo Sport. Allí he podido entrenar en todas las categorías durante más de diez años, hasta ocupar el puesto que desempeño en la actualidad. Me considero una “persona de Club”, que vive por y para el fútbol.
En este sentido, tengo mucho cariño a este Club porque hemos crecido juntos prácticamente desde sus inicios. Cuando llegué apenas teníamos 100 niños y hoy tenemos más de 500, bajo una filosofía de formación completamente educativa y antagónica a casi todo lo que conocemos. Creo que una de las cosas más bonitas cuando trabajas en fútbol base, es ver en el equipo juvenil, a chicos que has entrenado cuando eran benjamines.
Durante estos años, me fui formando en la universidad Autónoma de Madrid estudiando primero Magisterio de Educación Física y posteriormente CCAFYD. En esta segunda carrera tuve la oportunidad de realizar varios intercambios de estudios al extranjero, entre los que puedo destacar mi paso por la Facultad de Deportes de la Universidad de Oporto, uno de los epicentros del nuevo paradigma de entrenamiento en fútbol.
Paralelamente, también he formado parte de otros clubes como “preparador físico” entre los que puedo destacar el Rayo Vallecano, el Leixões (Portugal) y el San Fernando de Henares. También tuve mi periplo en el fútbol sala, siendo 2º entrenador de la Selección Madrileña Sub-19 la pasada temporada.
Mi sueño como el de muchos otros, es dedicarme al fútbol en su plenitud; pero me encuentro en un momento en el que no sé todavía que es lo que más me gusta, dentro de lo que ya sé que me gusta.
Respecto a esto, me gusta trabajar como preparador físico, me encanta la metodología y también me apasionan los niños; pero todos sabemos que es muy difícil vivir del fútbol base en este país. Por otra parte, también trabajo con mucha ilusión como profesor en los cursos de entrenadores de fútbol impartiendo varias asignaturas, así como de profesor colaborador en la Universidad Rey Juan Carlos tutorizando trabajos fin de grado para la línea de investigación de Iniciación Deportiva.
Diferencias entre aquellos que enseñan y aquellos que inyectan en el ámbito universitario. Una opinión personal. Debería estar claro que de todo el mundo se puede aprender y si esperamos lo suficiente cualquier persona nos puede llegar a sorprender. Sin embargo, cuando tratamos de analizar la intervención docente debemos ser críticos y exigentes, porque al fin y al cabo estamos hablando sobre personas que se dedican a enseñar.
En mi etapa universitaria tuve suerte de coincidir con muchos profesores buenísimos, pero a éstos los catalogaba como “los buenos”, porque había otro conjunto que se podía clasificar como “los malos”. La siguiente reflexión nace al identificar diversas características que podemos encontrar al comparar ambos grupos (profesores de vocación vs profesores por accidente).
Dentro del grupo de buenos profesores se encuentra un pequeño subgrupo de docentes que reúnen prácticamente la totalidad de estas características. Son los llamados profesores TOP. De estos he tenido la oportunidad de conocer a dos en mi vida. Son especies en peligro de extinción, personas que te marcan y marcan la diferencia. Seres humanos que les miras y son tan geniales que inevitablemente piensas: “Yo nunca podré ser tan bueno como ellos”.
En sus sesiones de clase uno no se puede permitir pestañear para no perderse nada. En mi opinión el secreto de estos profesores es tener interiorizado el cambio cualitativo que necesita nuestro sistema educativo. Un cambio que centre el sistema en el estudiante y sus necesidades y no en el temario a impartir. Os dejo con la reflexión, despidiéndome con una cita que me encanta y utilizo habitualmente en los cursos de entrenadores: “No podemos hablar de enseñanza sino existe aprendizaje. Por suerte, hay muchos aprendizajes que se producen sin enseñanza”.
Rubén Sánchez

Comments are closed.