En la ciudad de Bloemfontein para la disputa de una nueva jornada de liga

La expedición de la familia Sundowns ya se encuentra en la ciudad de Bloemfontein para la disputa del partido mañana, correspondiente a la 6ª jornada de liga, frente al Celtics. Tras 45 minutos de avión ya estamos en el hotel de concentración con todos nuestros internacionales, que han ido llegando poco a poco, tras cumplir por última vez con los compromisos con sus respectivas selecciones este mismo miércoles.
Kennedy Mweene, tras jugar en Cabo Verde el miércoles, aterrizo en Johannesburgo a las 07:00 de la mañana del viernes, mientras que Dennis Onyango hizo lo propio unas horas más tarde, sobre las 12:00, tras volar directamente desde Uganda. Ninguno de los dos participaron en la sesión del viernes, con lo que solamente he podido disfrutar de la sesión de hoy sábado para preparar el partido. ¡Es lo que tiene disfrutar de porteros internacionales!
A menudo llegan rotos, sobre todo de los viajes. Y también, porqué no decirlo, debido a los terrenos de juego en los cuales han estado entrenando. Esta vez la medalla al viaje “sufrido” ha sido para Kennedy Mweene, que salió la mañana del jueves de Cabo Verde, y tras pasar por Nigeria y Zambia, llegó a Sudáfrica el viernes por la mañana, justo antes del entrenamiento. Tras ver el estado en el que se encontraba decidí mandarlo al gimnasio para que realizara el habitual trabajo de activación de todas las mañanas, y tras correr 10 minutos con él a un ritmo intenso, que se fuera directamente para casa.
El viaje previo para la disputa del partido frente a Cabo Verde, el cual perdieron por 2 goles a 1, no penséis que fue mejor. La selección de Zambia partió el martes desde Zambia y tras pisar suelo Nigeriano llegaron a Cabo Verde el miércoles por la mañana, el día del partido, que se disputaba a las 16:00 horas. Jugaron tras pasar la noche y dormir en el avión.
¿La razón por la cual no pasaron la noche en Cabo verde adelantando un día el viaje? Pues me imagino que porque iban nada menos que 70 personas en la expedición (políticos, presidentes de asociaciones etc…) y el coste del la factura en el hotel sería exagerado. No le encuentro otra explicación habiendo jugado el partido anterior un sábado. Comentar que de los 70 de la expedición tan solo 23 eran jugadores.
Y como curiosidad también comentar que Zambia viaja en vuelo privado, y que sus parada en Nigeria fueron tan solo para llenar el tanque de combustible. Nosotros hoy también hemos viajado en un avión, por llamarlo de alguna manera, porque más bien parecía un auténtico pajarito. Al despegar me daba la sensación de que con el simple impacto de una bola de papel nos hubieran derribado. Si a esto le unimos que iba en el asiento pegado a una de las hélices, os podéis hacer una idea.
Por el ruido del aparato, os aseguro que tenía por lo menos 1000 piezas sueltas por ahí dentro temblando. En estos momentos me encuentro como si hubiera tenido la cabeza metida en un ventilador. ¿El plan para la noche de hoy? Cena a la 19:00, charla táctica a las 19:45, y si Kennedy esta fresco una partida al “Dime lo que ves”. Sólo si lo está, porque no quiero ganar por el hecho de que se encuentra cansado. Si lo está aplazaremos la partida hasta mañana por la mañana, tras el desayuno.
En fin, feliz por volver de nuevo a la competición y por disfrutar de nuevo de la compañía de mi entrañable familia sudafricana durante esta concentración. Me decía Ismael Díaz Galán en un tweet esta misma tarde que fuera de casa es donde se establecen los lazos de unión más fuertes con la gente que te rodea. Es verdad, estoy de acuerdo. La cuestión es que cuando sales de tu entorno, buscas en el nuevo personas afines, por eso las relaciones se estrechan más.
En cambio, cuando estas en casa, te mueves en el mismo entorno de prácticamente hace muchos años, a pesar de que en muchas ocasiones ha habido un cambio y no hay tanta afinidad en cuanto a la forma de entender las relaciones y la vida como cuando se generó ese vínculo, que puede ser incluso en la niñez.
Particularmente cuando cambio de hogar, algo que he hecho muchas veces a lo largo de mi vida, me gusta rodearme de gente que tenga una misma manera de entender la vida, diferentes matices pero mismo fondo. Honestidad, corazón y sentido del humor, mucho sentido del humor, es lo que tenemos los tres que aparecemos en la foto. Esa es la razón por la cual yo soy para ellos y ellos son para mi familia.
Como diría un amigo: “Tres cojones me importa pasar el tiempo sólo antes de pasarlo con la gente equivocada”. Cuando llego a un nuevo entorno me vuelvo, por cuestiones de supervivencia, selectivo, buscando tan solo paz, amor y buen rollo. Y esto me lo ha enseñado la edad. No tengo tiempo para otro tipo de gente en mi vida (los del mal rollo). Aunque a menudo tenga que sufrirlos, esto último por obligación y no por decisión. Y tal y como he dicho en alguna ocasión: “Ni soy amigo de todo el mundo ni de todos los que lo son”.
¿La frase del día de hoy? ”La amistad es fruto de nobles hechos consumados en una partitura de conocidos”. Desde Bloemfontein (Sudáfrica) como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido por algunos, solo por algunos, como Jon Pascua Ibarrola.
Foto: En el autobús durante el trayecto del aeropuerto de Bloemfontein al hotel de concentración. Con Helvezio, nuestro preparador físico brasileño y mi gemelo “Bratim” que, por cierto, lleva mis gafas (portada y arriba). ¡Una gran familia! En el aeropuerto de Johannesburgo, justo antes de embarcar en el avión (pajarito) que nos ha traído a Bloemfontein.

Comments are closed.