Dando fin a una nueva semana de entrenamientos sin competición

Tras la sesión de entrenamiento de hoy viernes y la de mañana sábado, daremos por finalizada una nueva semana sin liga y sin competición. Este fin de semana se disputará la final de la MTN8 Cup entre Kaizer Chiefs y Orlando Pirates, con lo que la 7ª jornada de liga ha sido retrasada al fin de semana del 27 de septiembre, fin de semana en el cual nos mediremos al Polokwane City.
Excepto la mañana de ayer, en la cual introduje cargas y contenidos, el resto de sesiones realizadas pueden considerarse de “relax”, en cuanto a contenidos de entrenamiento específico se refiere. Tras el lunes en el cual toda la plantilla disfrutó de un día libre, consideré que tanto Kennedy Mweene como Dennis Onyango debían tener fiesta también el martes, teniendo en cuenta que han andado dos semanas danzando por África.
No así para Wayne Sandilands y Thela Ngobeni, que se presentaron en nuestras instalaciones de Choorkop. El martes pues, tras un fútbol tenis, Wayne y Thela acudieron directamente con el equipo para realizar las habituales tareas integradas. El miércoles, ya con todo mi particular “Ejército de las Tinieblas” al completo, también nos cogimos “fiesta”, y dejamos a un lado los contenidos y las cargas. Más si cabe teniendo en cuenta que entrenamos bajo el formato de la doble sesión.
Esto es a lo que le llamo un “pico de descarga”, tanto física com psicológica, y algo que nos viene de maravilla para volver con hambre e intensidad al trabajo. Es algo que hago de vez en cuando cuando las particularidades del calendario sudafricano me lo permiten. El miércoles, por ejemplo, tuve que parar a Wayne Sandilands que tras finalizar la segunda sesión del día, la de la tarde, no hacia más que acercarse a mi solicitando trabajo extra. Trabajo, que por cierto, le negué una y otra vez haciéndome el “orejas”.
Unos días de descanso, los del lunes, martes y miércoles (descanso entre comillas), que nos han venido de maravilla para afrontar la sesión de ayer jueves por la mañana, que por cierto fue realmente espectacular y la excusa por la cual no quise atender la solicitud de Wayne Sandilands. Justo por la mañana, mientras realizaba el habitual trabajo de activación le dije: – Today my boy is the day that I need your energy, not yesterday. Today you can give me love and happiness. Hoy, mi chico, es el día en el que necesito tu energía, y no ayer (en referencia al miércoles). Hoy tu puedes darme amor y felicidad. Haciendo referencia a este termino, el de “Happinnes” (felicidad), sobre el cual podréis leer algo en este artículo del área de metodología de la web en el que hablo de la motivación en el entrenamiento.
Y la verdad, este pico de descarga, ha merecido la pena porque lo de ayer por la mañana me va a mantener con una satisfacción en el alma durante unas cuantas semanas. El tiempo justo antes de que mi particular “Ejército de las Tinieblas” vuelva a hacerme feliz cualquier otra mañana. Sesión, la de ayer, que he vuelto a grabar y que edité mientras esperaba mi turno en un edificio del gobierno sudafricano para solucionar asuntos propios.
Los que se quejan de la administración en España deberían darse una vuelta por este país para darse cuenta de lo que vale un peine. Cuatro horas y media estuve haciendo cola. Menos mal que tenían gran cantidad de asientos y puede aprovechar la tarde editando 3 vídeos con los clips sacados de la sesión de esa misma mañana. Os aseguro que el tiempo se me ha pasado volando, de hecho tuve hasta que cambiar de asiento para enchufar el ordenador a una toma de corriente pues me quedé sin batería.
Salí de nuestras instalaciones de Chlookop a las 12:30 y llegué a mi casa a las 18:30. Cuatro horas y media de espera, media hora solucionando el tema, y una hora (conduciendo). De lo malo malo aproveché la tarde y, gracias a que siempre llevo el ordenador conmigo, salvé el día. Y ¿Os cuento un secreto? Hasta me saltaron un par de lágrimas editando la sesión, sobre todo con los clips del turno de Kennedy Mweene y Dennis Onyango (hice la tarea por turnos para poder cubrir las necesidades del equipo para las habituales tareas integradas).
Es ponerle música a la sesión y se acabó. Me sale una vena “sensible” que no puedo ocultar, pero es que lo ayer no era para menos. Hoy viernes y mañana sábado disputaremos dos partidos amistosos y el domingo disfrutaremos de un día libre antes de volver el lunes a los entrenamientos para preparar debidamente nuestro compromiso liguero frente a Polokwane City.
¿El trabajo de ayer jueves? Juego aéreo, tal y como podéis observar en la foto que acompaña la noticia, que es una captura de la pantalla de mi ordenador durante uno de esos momentos lacrimógenos de mi larga espera. Una nueva tarea de juego aéreo dentro de una nueva línea de tareas y de entrenamientos que estoy llevando a cabo para la mejora de esta faceta del juego que publicaré próximamente en la web y que estoy seguro os encantarán.
Tareas, todas ellas, con un gran dinamismo y energía que no pasarán desapercibidas para ninguno de vosotros. Es más, creo que he dado en el clavo con este tipo de trabajo y que va a convertirse en sello personal y marca de identidad propia dentro de lo que es mi metodología de trabajo, al igual que lo son los exigentes “multitareas”. Un trabajo que está, como siempre, dirigido hacia la esencia, hacia lo simple y hacia lo sencillo. ¿La frase del día de hoy? “Sólo necesitas en tu vida las personas que te necesitan en la suya”, en referencia a la foto con mi gemelo “Bratim” que acompaña esta noticia. ¡Siempre buen rollo!. Desde Johannesburgo como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido por algunos, solo por algunos, como Jon Pascua Ibarrola.
Foto: Con mi gemelo “Bratim” diminutivo de “Brother Tim”, durante uno de nuestros habituales descansos entre sesión y sesión cuando trabajamos bajo el formato “doble” (portada y arriba). El ordenador del goalkeeper coach de Sundowns echando humo en un edificio del gobierno sudafricano. Esto del fútbol, a menudo, además que quitarme mucho tiempo, también me saca de algún apuro (sobre estas líneas). ¡Y me hace soltar alguna que otra lágrima!

Comments are closed.