Buscando la excelencia como EdP, por David García Luque

El fútbol está cambiando; podemos observar de los últimos años hasta la actualidad, como es más rápida la velocidad de juego, la calidad de los jugadores aumenta cada día, la evolución de los sistemas de juego, los cambios en el reglamento, etc. hacen que el portero tenga una mayor implicación en el juego, y que sea un elemento de apoyo que de continuidad al equipo.
Ello, hace que debamos estar equipados para manejar fácilmente todos estos cambios a lo largo de nuestro camino como entrenadores de porteros, por tanto, debemos abrir nuestra mente y ser creativos para ver que podemos innovar en el campo de entrenamiento a través del material y el diseño de tareas.
Todo ello hará que podamos combatir los cambios que se presentan, además de ayudar a nuestros porteros para su completo desarrollo. Es muy importante conocer que no todos los porteros son iguales y tenemos que saber en qué contexto nos movemos. No podemos entrenar utilizando las mismas tareas con una mujer portera que con un niño ni un portero profesional.
Cada portero es distinto, cada portero está en un nivel, y tiene sus exigencias y sus preocupaciones, y como tal, tenemos que tratarlos. Para ello, debemos inculcarle al entrenador con el que trabajamos, otra visión en cuanto a la posición de portero y debemos planteárnoslo como uno de nuestros objetivos el conseguir que esté en completa armonía el estilo de juego del portero con el estilo de juego del equipo.
La regla común es que para convertirse en un gran experto en cualquier deporte, se necesitan 10.000 horas o 10 años de práctica comprometida y deliberada. Ahora bien, ¿Estos 10 años tienen que ser de entrenamiento que englobe los factores físicos, técnicos, tácticos y psicológicos con un portero? No tenemos porqué ceñirnos a esos factores exclusivamente, y esas horas pueden abarcar una gran variedad de actividades que nos ayuden a seguir creciendo como pueden ser trabajos de análisis de video, asistir a conferencias relacionadas con nuestra vocación, observar entrenamientos de otros profesionales para comparar su modelo de entrenamiento, debatir ideas con otros entrenadores de porteros, etc.
Por otro lado, para dar por concluido el artículo de esta semana, comentaremos que la práctica del entrenador de porteros, suele está basada siguiendo una tradición y una teoría que queda exenta algunas veces de las exigencias de las acciones reales que nos exige la competición. Los porteros, están en evolución, por tanto, debemos trabajar desde un punto de vista de las ciencias del deporte, lo que implica que tenemos que ponernos al día en cuanto a conocimientos de preparación física para ayudar a los entrenadores y a los porteros por igual para darles la mejor información posible sobre la forma de entrenar y prepararlos físicamente. ¿La frase del día de hoy? “No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando lo creamos” (Albert Einstein).
David García Luque

Comments are closed.