El mejor entrenador de fútbol base (Volumen I), por Llanos Quijada

Buscando la excelencia como EdP, por David García Luque
martes 25 noviembre, 2014
Amigos, que no compañeros, por José Pedrosa Galán
lunes 8 diciembre, 2014

El mejor entrenador de fútbol base (Volumen I), por Llanos Quijada

Muchas y muy distintas son las cualidades que debe reunir un entrenador de Fútbol Base para enfrentarse a su tarea de la mejor manera, y lograr el éxito tanto en formación como en resultados. El reto que tenemos entre manos es realmente emocionante y estimulante por sí solo, y merece una dedicación seria por nuestra parte.
Vamos a tener en nuestras manos un grupo de chicos que van a actuar a partir de nuestras decisiones, nuestras actitudes, nuestros gestos, nuestras palabras, sentimientos, conocimientos, habilidades… Sólo los mejores conseguirán triunfar en esta tarea. Sólo los que se entreguen al cien por cien lograrán sacar la mejor versión de cada jugador tanto en lo emocional como en lo deportivo, porque sólo los excepcionales saben que el verdadero liderazgo abarca a la persona en su totalidad, y al colectivo en su integridad.
Cuando pasen los años, si de verdad le pusiste empeño, florecerá la semilla que plantaste a día de hoy en cada uno de estos chicos. Y ese es uno de los regalos más satisfactorios que nos llevaremos para siempre en nuestra trayectoria como entrenadores, y también en nuestro recuerdo, en la parte más especial de nuestra memoria.
Por lo tanto, del mismo modo que llevamos preparados los entrenamientos, y trabajamos la manera de encarar cada partido, vamos a estudiar igualmente de qué manera haremos mejores no sólo a los jugadores, sino también a nosotros mismos. Comenzaré por hablar de una característica absolutamente imprescindible y que jamás puede faltar. Hace poco leí una frase que decía que nos hemos acostumbrado a todo lo instantáneo.
La comida instantánea, las fotos instantáneas, el café instantáneo… y ahora esperamos encontrar también el éxito instantáneo. ¿Eso es posible desde cuándo? Tanto en el Fútbol Base, como en la vida, el entrenador debe cultivar la PACIENCIA. Debe estudiar cuidadosamente los ingredientes que necesita para que su equipo sea un plato que se sirva con éxito.
Por supuesto, éstos serán de calidad y primera clase, para que los resultados se saboreen mejor, tanto cuando acompañen, como cuando no. Buenos ejemplos de grandes ingredientes son: Entusiasmo, Esfuerzo, Comunicación, Superación, Cohesión, Humor… Del mismo modo, vigilará los tiempos de cocción, para no adelantarse a los acontecimientos dejando el resultado crudo, ni tampoco permitiendo un equipo con un arroz pasado, sin ganas, exhausto…
No hay que afrontar la labor motivados únicamente por los resultados. En muchas ocasiones y desde muchos ámbitos se nos apretará para obtenerlos de inmediato, pero como personas preparadas y pacientes seremos capaces de soportar la presión y no perder de vista la formación  y la educación en cada actuación. Eso es lo que marcará la diferencia entre los buenos y los mejores.
Y es que nosotros nos estamos preparando para ganar un importantísimo partido: la excelencia profesional y personal. EMPIEZA YA. ¿La frase del día de hoy? “Nos hemos acostumbrado a lo instantáneo. Tenemos fotos instantáneas, comida instantánea y café instantáneo, y ahora empezamos a esperar también el éxito instantáneo” (Zig Ziglar). En el fútbol base hay que tener paciencia…..
Llanos Quijada @LlanosQuijada http://entrenaconalma.blogspot.es

Comments are closed.