El Fair Play es más que el respeto a las normas, por Llanos Quijada

El portero un héroe, por Fede Gallego Torrejón
lunes 12 enero, 2015
La comunicación del portero de fútbol, por David García Luque
viernes 23 enero, 2015

El Fair Play es más que el respeto a las normas, por Llanos Quijada

El Fair Play es mucho más que el respeto a las normas. Abarca los conceptos de amistad, respeto al adversario, espíritu deportivo… Es más que un comportamiento; es una forma de pensar. Se trata de convertir esta filosofía en un pilar fundamental del fútbol, obteniendo los beneficios de jugar conforme a la reglamentación, haciendo uso del sentido común, respetando a compañeros, árbitros y aficionados.
Todo el mundo sabe que actuar con deportividad es fundamental en todas las categorías y deportes, y especialmente en el Fútbol Base. Pero no todos aplican esta máxima. Entrenadores, padres y organizadores deportivos deben ayudar a educar a los niños en el juego limpio y en la deportividad, a fomentar actitudes positivas en los chicos, siempre dando ejemplo.
Por ello, soy más partidaria de fijar la atención en esas conductas que nos gustaría que se repitieran con los compañeros de vestuario, en partidos y durante los entrenamientos, más que centrarnos en la sanción y los aspectos negativos, es decir, en lo que hacen mal. Por supuesto que una mala conducta debe ser castigada, pero en el día a día dará más resultado volcarnos en alabar lo que hacen bien y en fomentar un buen clima.
Por ejemplo, se les puede encargar la elaboración de carteles de ánimo y mensajes positivos para decorar el vestuario, dinámicas en las que se hable de las cualidades admirables en otro compañero, animar a felicitar siempre al adversario por el resultado, saludar a la grada al terminar y a los familiares que han venido a apoyarnos, tener gestos como ayudar al otro a levantarse tras una caída, organizar comidas, convivencias o eventos que faciliten estrechar vínculos…
Si les demostramos a los jóvenes que este tipo de conductas son agradables y admirables, y que les aportarán más satisfacción que la riña y el conflicto, es más fácil que las lleven a cabo. Pero hay que fomentar que ellos disfruten con estas actitudes, que les extraigan el verdadero significado y todo lo que aportan, y que las incorporen a su esencia como personas y como jugadores. Por el contrario, imponer este tipo de ejercicios y realizarlos por imposición y de manera automática no sirve de nada.
Llanos Quijada @LlanosQuijada http://entrenaconalma.blogspot.es

Comments are closed.