Entrenar trabajando por y para los porteros, por Padres de 1 Portero

¿Qué le llevó a ser entrenador de porteros? ¿Porqué a ellos y no al equipo completo?.
 
Pues seguramente será porque es lo que he estado haciendo siempre durante mi etapa de jugador. Le di continuidad de esta manera porque pensé que tenía más que aportar como entrenador, de hecho lo dejé a los 28 y a los 29 comencé esta aventura como técnico. A pesar de que puedo aportar a la plantilla, como componente del cuerpo técnico y como ayudante (que es lo que soy), siempre tuve claro que no quise ser entrenador.
Es algo que se lleva dentro, me sentía entrenador, pero únicamente de porteros, jamás se me ha pasado por la cabeza otra cosa. Y luego esta el conocimiento, tengo la humildad suficiente para admitir que no tengo el nivel suficiente, en cuanto a conocimiento de sistemas y de juego, como para transmitir al jugador lo mismo que soy capaz de transmitir a un portero. El prisma con el que miro el fútbol es el prisma del portero, lo que me ha otorgado un conocimiento y un talento específico para trabajar en este medio.
¿Cómo vive los partidos un entrenador de porteros?
 
Pues la verdad es que los vivo muy tranquilo. El trabajo está hecho durante la semana y saber que hice todo lo posible por ayudarlos me mantiene en equilibrio. No condiciono mi felicidad en este trabajo a lo meramente “competitivo”, esto último es tan solo el resultado de un trabajo. Y aún habiéndolo realizado bien, hay muchos aspectos que condicionan el éxito, así que prefiero preocuparme por aquello que puedo controlar, que es el trabajo y no los resultados. La pregunta es ¿Cómo vive un entrenador de porteros los entrenamientos? Eso si que es importante.
Hablemos un poco de los porteros de fútbol base… ¿Qué consejos les daría a estos chicos que están empezando en el mundo del fútbol y en esta posición?
Pues sobre todo que jueguen de porteros porque realmente quieran hacerlo, de otra manera jamás tendrán compromiso en lo que hacen. Y que se preparen para ser mentalmente fuertes para convivir con situaciones adversas, que tengan confianza en el trabajo diario y que el tiempo les pondrá en su lugar. Pero sobre todo que disfruten, que es de lo que se trata la vida.
El fútbol no es una vía de escape para solucionarte la vida. Si juegas a eso seguro que acabas frustrado o decepcionado. Muy pocos lo consiguen, es un mundo muy difícil y complicado. Les aconsejaría que no pusieran todos los huevos en la misma cesta, y que además de desarrollarse dentro del mundo del fútbol lo hagan también en otros campos, a los cuales seguro les sacarán provecho a lo largo de sus vidas.
Conociendo dos diferentes realidades del futbol, como es Europa y África ¿Diría que hay muchas diferencias en el fútbol base? ¿Y en el fútbol en general?
Hay diferencias a todos los niveles. La cultura es totalmente diferente, puede ser una barrera muy grande si no sabes adaptarte. Y aunque lo acabes haciendo lo sigue siendo, porque no estás en tu hábitat y tu entorno. El desgaste diario es grande. Lo mismo sucede con la organización y lo medios.
Una cosa es lo que se ve en mi web personal y otra la pelea diaria que hay que llevar a cabo para lograr eso. Aquí hay que apretar a los jardineros, utilleros, y a todo el que está alrededor del campo para que el nivel de los entrenamientos no se venga abajo. Cosas básicas como cortar la hierba, inflar los balones, tener tu ropa de entreno preparada etc… a menudo se convierten en una gran batallla.
Lo demás (la vida diaria) no me preocupa tanto porque no afecta directamente en mi trabajo, aunque se hace duro cuando vienes de Europa y vives algo mas “ordenado”. Lo bueno de esto es que te conviertes en un auténtico “superviviente” y en un “todoterreno”. Sin duda alguna, es el mejor Master que he realizado en mi vida. Estoy terriblemente agradecido por haber tenido la oportunidad de crecer como entrenador en un continente como este.
¿Qué valores cree que ha de tener un portero para realizar su tarea con precisión?
 
Son muchos, un conjunto de valores tanto físicos, técnicos, tácticos como psicológicos. En cierta medida es un conjunto de todo, y esos valores tienen que estar compensados. A menudo las carencias en alguno de estos valores se compensan con las virtudes en los otros. Es difícil ser brillante en los 4 aspectos, aunque ese es el objetivo de nuestro trabajo, lograr y dotarlos de competencias para que lo sean.
Y a aquellos que sueñan con dedicarse profesionalmente a defender la portería. ¿Qué les diría?
Pues que no pongan todos los huevos en la misma cesta y no condicionen su felicidad a “ser” un portero profesional. Por desgracia tan solo con trabajo no es posible, hace falta además tener unas condiciones especiales, que las lesiones te respeten, tener la suerte de coincidir con grandes formadores y entrenadores etc…son muchas cosas.
Lo más importante es que cada uno llegue a ser la mejor versión de si mismo, y que trabaje para la consecución de ese objetivo. Es, por ejemplo, lo que hago yo en mi caso como entrenador. Cada día trabajo para saber cual es realmente la esencia de este trabajo y me preocupo por ser mejor entrenador, independientemente de la categoría en la que esté trabajando, que no me dice nada ni se puede extraer de ella una valoración del entrenador que soy.
Las valoraciones se hacen sobre lo que eres capaz de hacer, no en base a donde lo haces. Los porteros deben hacer lo mismo, a menudo jugar en una categoría menor es un paso adelante en lugar de un paso atrás. Es importante que tengan un entorno a su alrededor que les ayude a crecer, independientemente del club donde estén jugando.
¿Es el portero, en su opinión, el que más sufre psicológicamente durante y después del partido? ¿Cree que por ello se le debe dar un refuerzo extra en ese ámbito?
Es algo relativo, depende del carácter de cada individuo. Indudablemente el puesto del portero tiene una responsabilidad mayor, lo que genera también un mayor desgaste a nivel psicológico, pero para mi el secreto reside en educar a los porteros a no sentirse culpables, en cierta medida, de un error, o de un resultado. Esto hará que tomen decisiones con mucha más libertad. Hay que enseñarles a pasar página rápidamente.
Es como la vida misma, a menudo rumiamos el pasado y no avanzamos hacia delante, moviéndonos con mochilas y pesos “extra”. Lo mismo sucede con los errores, pensar demasiado en ellos y rumiarlos no es bueno, estos no deben de afectar el rendimiento. Bueno, en cierta medida si, tienen que tener un impacto positivo, porque se debe aprender de ellos.
A menudo el que menos errores comete es el que no tiene miedo a cometerlos. Sin ese miedo, las personas nos liberamos, y esto es algo que favorece el rendimiento. Con la edad, que trae con ello la madurez, las personas aprendemos mejor a gestionarnos, en todos los aspectos.
El objetivo es que los porteros maduren rápido, muy, muy rápido, y dotarles de competencias emocionales que les ayuden a realizar mejor su trabajo. Para eso existe la figura del psicólogo deportivo, considero que son de gran ayuda. Incluso para los entrenadores, a los cuales nos pueden dotar también de ciertas competencias para ser más efectivos a la hora de desarrollar nuestro trabajo.
Explíquenos en qué se basa a la hora de preparar los entrenos de sus porteros. ¿En el rival, fallos cometidos en anteriores partidos…?
 
Pues para decirlo de una manera sencilla; me centro en el jugador. Trabajo en torno al jugador, en atender sus virtudes, carencias y necesidades. Todo esto engloba, en cierta medida, un trabajo muy amplio que puede variar de unos porteros a otros en cuanto a forma. Trabajo por y para ellos, y no tengo ningún problema en modificar, negociar y consensuar todos los aspectos que mejoren su rendimiento y así, indirectamente, el beneficiado es también el grupo, el equipo.
Me parece un trabajo sencillo y a la vez complejo, en el cual lo más importante es trabajar con un gran sentido común, que a menudo es el menos común de los sentidos, y coherencia, mucha coherencia. Un método de trabajo podemos estudiarlo todos, hoy en día no es difícil formarse, pero la diferencia reside en la aplicación de ese método, que está directamente relacionada con las personas que somos. Cada uno de nosotros somos en cierta manera únicos y desarrollamos un método de trabajo con nuestras señas de identidad y nuestro estilo.
Su frase y gesto “The Sky is the Limit” es su marca de identidad ¿Nos puede hablar de su origen y significado?
Pues el gesto es el slogan del club donde trabajo, Mamelodi Sundowns. Una mano en alto con el dedo índice señalando el cielo que significa “The Sky is The Limit” (El cielo es el límite). Me pareció tan sugerente que lo adopté como propio, y en estos momentos creo que el gesto es conocido en todos los rincones del mundo pues son escasos los países del mundo que no visitan la web estos últimos tiempos. Incluso muchísima gente me envía fotos haciendo el gesto. Es algo que me hace mucha ilusión, y me hace ver que no estoy solo en esta aventura. Me hace sentir acompañado.
Podéis leer la entrevista original en el blog de Padres de 1 Portero en el siguiente enlace http://padresde1portero.blogspot.com/2015/02/entrevista-jon-pascua-entrenar.html 

Comments are closed.