Y estos vestidos distinto ¿De dónde salen? Por José Manuel Santisteban

El autoconocimiento y autonomía en los porteros, por David García
sábado 6 junio, 2015
La gran virtud de equivocarse…, por Luis Prado Soto
miércoles 24 junio, 2015

Y estos vestidos distinto ¿De dónde salen? Por José Manuel Santisteban

Cuando se me ocurren excusas martilleando las teclas del ordenador hablando de la devoción que dispenso hacia los que suponen mi vida laboral (PORTEROS DE FÚTBOL), siempre me llegan rápidamente un sin fin de imágenes curiosas procesadas por mi cerebro, basándose estas en la experiencia tanto con mis guantes enfundados intentando detener balones a nivel profesional,  como cuando ya no los uso para tal acontecimiento deportivo, y en todas las que logro visionar siempre me asaltan las misma dudas enlazadas con preguntas ante ellas:
1. ¿Sabrá realmente todo el mundo que se dedica al fútbol ubicar al portero? 2. ¿Tendrán verdaderamente una percepción exacta de lo que deben soportar? 3. ¿Se conoce con veracidad los metros defendidos por estos? 4. ¿El radio de acción abarcado por los porteros, es el mismo que se tiene en mente por los que opinan sobre ellos? 5. ¿Creerán que todos los porteros son iguales? 6. ¿Se piensa que todos actúan igual ante situaciones similares? 7. ¿Etiquetarán correctamente al portero de sus equipos conociendo con sus características?
Pero hay algún resto todavía que si mis entrañas me lo permiten intento ignorar aún más ferozmente, y es el del desconocimiento total sobre la figura de los nuestros y ya ni te cuento sobre nuestra estampa dentro del cuadro….para echarse las manos a la cabeza, ya que aunque cueste creérselo por el año en el que estamos, y el siglo casi inaugurado, resulta penoso que nos quede gente a la cual todos los que nos sentimos distintos en este deporte.
No sólo por la vestimenta dentro de los equipos, sino también por la forma de actuar y formas de entrenar, se los haga o se nos haga sentir poco menos que bichos raros traídos de lo más profundo en la selva amazónica y que se creían extinguidos desde hace miles de años…..
Y la pena sentida es al percibir en alguna ocasión personas que ni saben ni quieren saber para que sirven los porteros, o para que servimos los que permanecemos en el intento de mejora hacia ellos.  Así que como se suele decir en estos casos, “NO EXISTE MAYOR DESPRECIO QUE NO HACER APRECIO” siempre que te lo permita la vena más radical que todos llevamos de serie…(BROMA). En definitiva se sucenden las preguntas, y a medida que avanzo no sólo por las canas y mi edad, sino también visionando el devenir diario dentro de la maquinaria futbolística, no dejo de sorprenderme al percibir ciertas actitudes hacia ellos, ciertos comentarios vertidos sin pudor alguno y ciertas excusas otorgadas al encondite de las verguenzas propias, no concediendo solemnidad hacia este difícil mundo del que se PONE A DEFENDER UNA PORTERÍA.
Lo primero, y conocido por todos, digo yo, sería saber ¡Donde se desenvuelven nuestros porteros! Y si partimos como no debe ser menos del inicio, sería aconsejable el conocimiento real de por donde andan estos que visten distinto siendo del mismo equipo que el resto, y no haré ningún chiste fácil sobre lo que a continuación narraré, sino que más bien me produce pena y porque no decirlo vergüenza. Y es que en innumerables ocasiones he percibido como el rostro de muchos técnicos se sonrojaba al preguntarles algo tan básico y de obligado conocimiento, puesto que se tuvo que estudiar en algún momento dada que la materia así lo exigía,  como era dar respuesta a mi pregunta de: DECIRME CON EXACTITUD REGLAMENTARIA MEDIDAS DE LA PORTERÍA, o dicho más coloquialmente, ¿CUÁNTO MIDE O DEBERÍA MEDIR UNA PORTERÍA REGLAMENTARIA?
Pues bien compañeros, aquí llega mi bochorno ante la situación, empezaban las miradas al vacío, subida del tono rojizo al rostro y no por el sol o el calor de ese momento, balbuceos, asentimiento con las cejas como suplicando la pista  salvadora para salir de allí, etc…no lo sabían con exactitud en MUCHAS OCASIONES, y no tenían ni idea en OTRAS TANTAS más. Con lo cual amigos míos, lo que me parece más básico para poder llegar a entender las dificultades con las que se enfrentan los porteros, resulta que no es conocido por un amplio número de mortales…. las medidas reglamentarias del arco al que tendrán que defender a capa y espada los que tenemos por allí con sus guantes puestos. Y daré fe de que no RESULTA ESTO NADA SENCILLO en ninguno de los casos, pese a lo que se pudiera pensar fuera de la misma.
Y una vez conocidos los metros de las respectivas porterías, nos quedaría otro par de cuestiones para esclarecer por donde andarán los personajes que visten raro, y se ponen en la casi totalidad de los casos esos guantes en las manos, como por ejemplo LAS MEDIDAS REGLAMENTARIAS DE SUS ÁREAS (META y PENALTI), o llamadas también coloquialmente como (ÁREA PEQUEÑA y ÁREA GRANDE), viéndose de esta forma como se va “in crescendo” en la complejidad para su cargo.
Pero también debería conocerse OTRO HÁNDICAP hacia su profesión y que estos lo soportan estoicamente, ya que los porteros se identifican todos al poseer un concienzudo objetivo maquinado por sus cerebros, la osadía de llevar a cabo exitosamente todas las vicisitudes que acarree la propia competición, intentando salir victoriosos ante las mismas haciéndolas frente, y a su vez, teniendo como enemigo agregado al resto de los componentes un obstáculo obvio, descrito este por la cantidad de metros abarcados y a los que tendrán que atender como radio de acción durante la competición, otorgándole así al guardameta el PAPEL ESTELAR con una presencia protagonista más o menos activa durante el transcurso del juego.
Vale, entonces nos paramos un momento para ir sabiendo más cosas sobre estos chicos tan raros… Una vez vistos los metros que deben defender tanto bajo palos como por los alrededores de los mismos, una vez apreciado que el portero tendrá que abarcar en la competición mucho más allá que estos límites reglamentarios.
Debido sobre todo a los tiempos en los que discurre nuestro fútbol, deberíamos centrarnos en seguir con la búsqueda de las cosas que tienen que acarrear dentro de sus alforjas deportivas,  algo primordial que va a pedirles en primera persona la propia competición, y teniéndoles por descontado preparados para dichas exigencias. ¿Tenemos todos claro que deberán dominar en el fútbol moderno?
El guardameta del siglo XXI ya no se limita a blocar, desviar, despejar o rechazar balones, el portero moderno por supuesto deberá llevar en su ADN deportivo un claro dominio de los aspectos anteriormente descritos, como también de otros no mencionados (ASPECTOS TÉCNICOS), pero además tendrá que descifrar todo lo que el propio juego dicta constantemente, intentándolo CONJUGAR mediante la PERCEPCIÓN de lo ocurrido y la DECISIÓN adoptada. E intentará hacerlo aportando una lectura en el desarrollo del mismo ELEVADA y a poder ser ÓPTIMA. Otorgará una dosis alta en la COMPRESIÓN y BÚSQUEDA constante de SOLUCIONES, tanto para él como para el resto del equipo (ASPECTOS TÁCTICOS).
Buscarán dar criterio a los aspectos defensivos y a los ofensivos, ya que si lo comparáramos con lo vivido anteriormente por nuestros ancestros de la portería, existirían UNAS DIFERENCIAS MÁS QUE NOTORIAS, debido sobre todo a que antaño realizando buenas paradas y saques elevados, a poder ser cuanto más altos mejor, y si ya rizando el rizo nuestro portero ejecutara ese saque con una profundidad extrema mucho más ventajoso sería este, aún no llevando casi seguro compresión táctica clara ejecutándose de esta forma, pero si buscáramos alguna justificación de esta índole, sería la de alejar el esférico durante el mayor tiempo posible de los propios dominios, o a su vez meter al rival cerca del área en su propia mitad de campo.
Con esto sería suficiente para tener buena nota al final de curso por los defensores del arco, pero en este momento no nos serviría tal simpleza, puesto que también deberán estar capacitados para dirigir el inicio y continuidad del juego en los apartados tácticos que conlleva, poseyendo los porteros modernos una dosis similar en cuanto a técnica con el resto de sus compañeros dentro del terreno de juego, llevando así bajo su directriz un amplio catálogo de acciones inter-relacionadas para la búsqueda del beneficio común.
Y relatado este abanico de más cosas atribuidas al correcto dominio y realización por los nuestros, existirá una PREGUNTA-REFLEXIÓN clave en todo este lío que llevamos entre manos del mundo futbolero, algo fundamental que deberíamos saber ¿Qué tipo de portero tenemos? Claro está que ahora alguno tendrá en mente una respuesta inmediata, PUES UNO BUENO Y QUE PARA BIEN, y lógicamente no estaría mal contestado, lo que si me traería más dudas al oírla es al saber si se trata de intuición, de un deseo o de una realidad.
Debemos ser más reflexivos, rigurosos y sobre todo serios en este sentido, puesto que supone la guinda del pastel a la hora de coronarlo, elaborando una correcta evaluación de la base para el portero que esté con nosotros. Creemos que… ¿Son todos iguales? Y es que nuestros porteros podrían ser de varios tipos además de poseer unas características concretas, sin haber nunca entrado a verlos desde un prisma técnico.
El portero con presencia, aquel que es capaz de TRANSMITIR LIDERAZGO, el que se hace hueco en el respeto de sus compañeros orientándolos constantemente defensiva-ofensivamente, es el que puede EVITAR PELIGROS EXTRA con solo su VOZ DE MANDO. Este es el portero que REALZA ya de manera directa  y en primera persona INTERVENCIONES BAJO PALOS o en los ALREDEDORES DE ESTOS, el que destaca por UNA BUENA ACCIÓN TÉCNICA o VARIAS CONSECUTIVAS durante el transcurso del partido.
Aquel guardameta al que siempre se le puede observar con admiración dada su VISTOSIDAD y PLASTICIDAD en su ejecución.
LO IDEAL lógicamente sería encontrarnos con UN PORTERO COMPLETO, es decir, el que REÚNA AMBOS CONCEPTOS al unísono para beneficio propio y por consiguiente para el equipo nuestro también, ya que ni que decir tiene sobre aquel que sea capaz de aglutinar ambas cualidades, que nos estaría pudiendo ofertar soluciones de distinta índole antes las adversidades que nos depara la propia competición, e indistintamente del contrario ante el que nos estemos midiendo.
Tener en cuenta dentro de lo posible las características y lo que nos aportan al grupo nuestros porteros, nos capacitará más claramente hacia el trabajo que deberá llevarse a cabo con ellos, incidiendo de esta manera en las tareas óptimas ofrecidas para su ejecución dentro de la gran variedad existente para la preparación específica. Se intentará erradicar y evolucionar con lo menos provechoso que nos ofrezcan durante la competición, posibilitando la continua progresión y por consiguiente dotar de mejora hacia el grupo también.
Sería clave además de muy positivo, SABER DEFINIR con RIGOR y CRITERIO TÉCNICO cuando se pretenda ENCONTRAR UN MODELO CONCRETO DE PORTERO que defienda nuestra portería, ajustándose dicha búsqueda a la demanda competitiva existente como no debería ser de otra manera, ya que otorgará a nuestras agendas de scouting una inestimable ayuda, erigiéndose dicha sapiencia como EL FILTRO OBJETIVO y CLARIFICADOR hacia el hallazgo exitoso del mismo y que todos ansiamos.
Dichas búsquedas casi siempre se establecen con dos objetivos primordiales y esenciales en la finalidad de las mismas: 1.TENER a EL MEJOR PORTERO. 2.TENER a EL MEJOR PORTERO para nuestro MODELO DE JUEGO. Finalizaré el relato haciendo una puntualización sobre lo hablado aquí por mi persona, y es la de que deberíamos prestar todos (ENTRENADORES, DIRECTORES DEPORTIVOS, SECRETARIOS TÉCNICOS, CONSEJEROS, PRESIDENTES, PERIODISTAS, AFICIONADOS, etc…) muchísima más atención y respeto a la hora de divulgar comentarios o etiquetar a nuestros porteros con la osadía que supone el desconocimiento, ya que conllevará no ser ecuánimes en el veredicto otorgado.
Dada la complejidad y lo enrevesado que es todo este MUNDO de parar o intentar parar balones, intentando que no se introduzcan estos en las porterías de turno, sería muy aconsejable reflexionar constantemente si tenemos conocimiento pleno de cómo son, cómo se desenvuelven y por donde lo hacen, de si nos percatamos de a lo que están sometidos por la propia competición dada la exigencia actual de la misma, de si establecemos los juicios de valor con rigurosidad objetiva, y por último y no menos importante, de si nos acordamos de darles LAS HERRAMIENTAS NECESARIAS para que nos puedan cumplir con nuestras DEMANDAS CONSTANTES hacia ellos.
¡LOS QUE VISTEN DISTINTO SALEN DEL MISMO SITIO QUE EL RESTO!
José Manuel Santisteban http://josemanuelsantisteban.blogspot.com @JMSANTISTEBAN1

Comments are closed.