¿Más vale prevenir que curar?, por Carlos Gómez Nieto

¿Por qué no? ¿Por qué si? ¿A quién? ¿Sólo a uno? ¿Qué entrenar? Estas son solo algunas de las preguntas que pueden surgir respecto al tema que voy a tratar. Aquí, delante de la pantalla de mi ordenador, sumergido en la melodía de la canción “See You Again” de Wiz Khalifa y en compañía del teclado inalámbrico que chiva todo lo que en él confío, surgió la idea de escribir sobre un tema del que nunca había escuchado tratar (no significa que no se haya tratado); la posibilidad de entrenar aspectos técnicos y tácticos básicos en un jugador de campo que no sea el portero.
¿El porqué de este tema? No recuerdo con exactitud el partido que me hizo planteármelo, pero pasó aquello que alguna vez hemos visto. El portero es expulsado cuando su equipo ya ha consumado todos los cambios disponibles, y por consiguiente, debe ser un jugador de campo el que debe enfundarse los guantes hasta el final del encuentro. Por tanto, ¿Creéis que sería importante que en algunos momentos puntuales de la temporada, el entrenador de porteros trabajara nociones básicas del portero con algún/os jugador/es?
Con lo transmitido no intento posicionarme en ninguna dirección, puesto que una de las cosas que yo creo y así entiendo, no solo en este mundo del portero sino en el de la propia vida, es que “nadie tiene la verdad absoluta sobre un tema abierto”, como puede ser éste, detrás de cada planteamiento, entrenamiento etc. hay un contexto que podemos desconocer y que con casi toda seguridad aclararían muchas de nuestras dudas.
Es por eso que pensé que este tema podría abrir un pequeño debate en el que cada uno pudiera dar su opinión, y que mejor escenario que este, en la página web del mismísimo Jon Pascua, también conocido como el goalkeeper coach de Sundowns.
Yo mismo puedo llegar a pensar aquello de que “es una tontería porque no suele ocurrir esto” o que es tontería sin más, o “si ya es complicado con un portero que entrena todas las semanas…” pero por otro lado, también se puede llegar a conclusiones positivas que estén más de acuerdo con esta idea, por ejemplo, “puede ser útil para que el jugador tenga más confianza si esto sucediera” o “que una buena colocación en un balón sin peligro se quede en eso, sin peligro” incluso para aconsejar para una buena toma de decisión en según que momentos.
Bajo mi punto de vista, creo que como muchas de las cosas en la vida, tiene sus pros y sus contras, simplemente es cuestión de parase a pensar, y ver que es realmente productivo y beneficioso para cada uno de nosotros, acorde con el contexto y la situación en la que nos encontramos.
Como últimos coletazos en esta pequeña reflexión, me gustaría ir acabando con las mismas preguntas con las que di comienzo, esta vez con un poco más de fundamento que al principio, pero que a la par nos llevará simplemente a tener una modesta opinión, porque como dije anteriormente “nadie tiene la verdad absoluta sobre un tema abierto”, por lo cual… ¿Por qué? ¿A quién? ¿Solo a uno? ¿Qué entrenar? Saquen sus propias conclusiones.
Ahora si, como hace nuestro amigo Jon y con su permiso, al que presumo ya desde aquí el haberle podido conocer en persona, me gustaría despedirme como él nos tiene bien acostumbrados, con la frase del día; “Es mejor saber después de haber pensado y discutido, que aceptar los saberes que nadie discute para no tener que pensar” (Fernando Savater)
Carlos Gómez Nieto.

Comments are closed.