La edad, el espacio y el tiempo, por Roberto Martínez Fernández

Voy a intentar reflexionar desde la observación la experimentación y el análisis  sobre los denominados juegos reducidos o ejercicios sobre espacios reducidos. Planificamos, o eso pensamos, y viajamos por esos momentos de concreción y puntualización donde pensamos dominar el medio, el hombre y el juego. Según vamos parcelando ubicamos nuestros objetivos de juego, ejercicio, sesión, microciclo, mesociclo… hasta donde se pueda llegar en la inmensidad preparatoria.
Llega nuestro momento lúcido y aterrizamos ubicando objetivos y eligiendo  juegos y ejercicios. Y llega el juego o ejercicio reducido y nos apoyamos en la wikipedia, en los libros de 20.000 leguas de viaje submarino… Perdón, de ejercicios y juegos basados en el futbol integrado, y acechamos a nuestra presa, el jugador.
Microciclo de acción, que bien suena, o de reacción o mejor aún de impacto, objetivo, táctico, la táctica, las coberturas y pescamos un ejercicio tal que; campo de 20 x 20 con dos pivotes fuera, toque libre, dos dentro y cuatro contra cuatro por la posesión del balón. Un principio, un objetivo y un ejercicio. Perfecto y correcto, ahora se lleva este entreno, este fútbol, los petos con colores, los chinos y los conos y sobre todo intenso porque se juega como se entrena, intenso. Correcto no, mejor aún perfecto.
Y ahora me pregunto; independientemente del grado de dificultad del juego o ejercicio y de su mayor afinidad o no por la consecución de un objetivo, ¿Adaptamos los parámetros del título? Vamos a ello.
– La edad: Seguramente en jugadores jóvenes con menor dificultad de ejercicios o juegos modificamos el espacio para de un minifundio al latifundio ir progresando en la temporada de menos a más.
De pre-benjamín (perdón por utilizar esta palabra prohibida en las instituciones competitivas, sólo quiero hablar de enseñanza) a benjamín, alevín, infantil,  cadete, juvenil y senior, sigo el proceso involutivo y solo amplio mis juegos y  ejercicios según su edad. El tiempo; pienso si el objetivo del ejercicio o juego es físico o táctico. Disculpen pero a mí, en mi primer examen de método en el curso de entrenadores me toco el táctico, y en base a ello lo aplico al principio de la temporada del macrociclo, del mesociclo del….  Y de menos a más o de más a menos.
– El espacio: seguramente pensamos que es el más importante de estos parámetros, y que nos delimita de la mejor manera la intensidad, el principio táctico y el objetivo físico, táctico, psicológico… ¿Espacio reducido 10 X 10 intenso o espacio mayor o depende de los jugadores y su número o de menos a más porque más pequeño menos complejo o era al revés?. Medio campo es reducido ¿Sí o no? Al principio de la sesión más reducido al final más amplio.
La verdad que seguramente mi pregunta personal es de fácil respuesta. No pienses Rober. Pregúntale al preparador físico o al de Planificación. Las escuelas, profesores y expertos en método responderán como los oráculos, salvo excepciones ¿Eh Gari?. Pero yo entiendo que si bien no es fácil conocer tu equipo al principio de una temporada, a pesar de que tu jefe deportivo lo conozca a la perfección o que sólo el responsable de planificación te regale los juegos y ejercicios de cada sesión, me quiero inclinar porque no creo en ningún ejercicio o juego delimitado de antemano.
Y en lo que sí que creo es en ese técnico que observa y modifica los parámetros de cada ejercicio o juego por sesión y sobre todo que no se conforma con su planificación y optimiza el tiempo en encontrar las variables adecuadas en el momento. Claro está que dejo a los expertos que la edad evoluciona con el espacio y con el tiempo y por tanto encontraremos un traje a medida según el momento.
Pero me conformo con mi inconformidad de cara a que cada sesión es un regalo, experimentado con las variables sin conformarme cada minuto de sesión buscando el éxito de los jugadores en resolver problemas. Pero por favor, pensad en las consecuencias de todos los aspectos del jugador y el equipo y ante determinadas situaciones que se repitan en vuestros jugadores, partidos y comportamientos en genera,l porque siempre son consecuencias de vuestro método.
Lo digo porque es ahí el lugar donde se puede dar solución o tropezar con los problemas que nos puedan surgir en la temporada o en nuestro camino como técnicos. No busquéis excusas en las palabras de los demás y escuchad a vuestros ayudantes o jugadores porque son los que están presentes en cada sesión y sólo desde ahí; trabajad para mejorar. Pero desde lesiones a errores puntuales o globales en los partidos o viajes a los campos.