Dando comienzo con esperanza e ilusión al 2016 y a la cuesta de enero

Feliz año nuevo y que el cielo siga siendo el límite 365 días más
jueves 31 diciembre, 2015
La gratitud da sentido al pasado y crea una visión para el futuro
martes 9 febrero, 2016

Dando comienzo con esperanza e ilusión al 2016 y a la cuesta de enero

Finalizadas las fiestas ya estamos por fin inmersos y de lleno en el nuevo año 2016 y en la conocida o llamada cuesta del mes de enero. Un mes en el que, por primera vez en mucho tiempo, no he cogido un avión que me lleve a surcar el cielo africano rumbo a la ciudad de Johannesburgo con objeto de incorporarme a mi puesto de trabajo y dar continuación a mi aventura en Sudáfrica. Por primera vez, también en mucho tiempo, afronto un nuevo año sin trabajo, aunque con la esperanza e ilusión de volver a hacerlo pronto.

Finalizado el I Congreso Internacional de Entrenadores de Arqueros de Chile, al cual tuve la oportunidad de acudir el pasado diciembre, seguimos a la espera de una oferta de trabajo que me de la oportunidad de seguir disfrutando de mi pasión y de mi trabajo. Un espera que estoy aprovechando para disfrutar de un tiempo libre del cual no disponía desde hace mucho, mucho tiempo. Que me ha dado tiempo para visitar lugares próximos a Bermeo los cuales desconocía, a pesar de la cercanía a la que se encuentran de mi hogar.
Salvo un par de participaciones en charlas y congresos, en las cuales estoy cerrando mi colaboración, no hay nada en el horizonte deportivamente hablando. Eso si, seguimos cargados de optimismo, esperanza, ilusión, energía, alegría y buen humor. Habrá que tomarse este tiempo como un descanso y como un regalo, a modo de tiempo libre, antes de que el fútbol me lleve a mi próximo destino. Que esperemos que sea más pronto que tarde, por aquello de que estos siete meses de vacaciones ya han sido suficientes para cargarnos de energía, soltar lastre y prepararnos para una nueva travesía.
Uno todavía no llega a acostumbrarse a levantarse por las mañanas y no acudir al campo de entrenamiento, a no golpear un balón, a la sensación de no pisar la hierba y a no disponer, los fines de semana, de competición. Y sobre todo uno se encuentra raro al ver que su vida, sin el fútbol, es un tanto incompleta. Por suerte tengo gran cantidad de inquietudes que me tienen distraído, a pesar de que muchas de ellas giran en torno al fútbol, por no decir casi todas. El tipo de lectura por ejemplo, que me tiene distraído, a pesar de no estar relacionada con el fútbol me tiene enganchado por la posibilidad de encontrar la forma de poder aplicar los conceptos leídos en mi trabajo.
Escribir es algo que también me ayuda, y sobre todo me hace reflexionar sobre lo hecho, lo que me queda por hacer, a la vez que me lleva a generar nuevas reflexiones e ideas sobre conceptos a los cuales aún creo puedo sacar un mayor rendimiento mediante nuevas preguntas. Pues tal y como dijo una vez Wayne W. Dyer: “En verdad no puedes crecer y desarrollarte si sabes las respuestas antes que las preguntas”. Una afirmación que, por cierto, es la frase del día de hoy. Desde Bermeo como siempre con amor mucho amor el “Profe”, también conocido por algunos, sólo por algunos, como Jon Pascua Ibarrola. El cielo sigue siendo el límite.
Foto: Hace unas cuantas semanas, caminando entre los carrizales de la Reserva de la Biosfera del Urdaibai a través de su palafito de madera. Otro de esos rincones próximos a mi Bermeo natal que no conocía y que he tenido la oportunidad de descubrir durante estos últimos siete meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *