Fin de las vacaciones en Mallorca y vuelta a mi querida Bermeo natal

Tras tres espectaculares e inolvidables semanas en las Islas Baleares ya estoy de nuevo surcando el cielo y cruzando el mar Mediterráneo para poner rumbo a mi hogar, dulce hogar, la República Independiente de Bermeo. Han sido unas vacaciones tan intensas como lo son mis aventuras futbolísticas.

 

Una vuelta a Ibiza (tras algo más de 7 años sin pisar la arena de sus playas), que no olvidaré en la vida, junto con una estancia en Mallorca intensa, entrañable y especial como ninguna. Tres semanas que me han hecho ver lo afortunado que soy en la vida. Sin tener todo lo que quiero, tengo todo lo que necesito, y estoy aprendiendo a vivir con el tesoro del sigo XXI; el tiempo.

 

Mi situación laboral, en la que únicamente acudiré a los terrenos de juego en periodos FIFA, es responsable de ello. Aunque parezca mentira, cuando a uno le apasiona lo que hace, no es fácil hacerse a la idea de que tan solo trabajará en unas fechas estipuladas de antemano. No obstante, es lo que toca y lo inteligente es sacarle provecho a su lado positivo. Sobre todo para cuando lleguen otros tiempos en los cuales no pueda disfrutar de tanto tiempo libre. No quiero mirar atrás y pensar que no supe disfrutar de las vacaciones por mis ganas de trabajar.

 

Estas, mis largas vacaciones, me han dado de nuevo la oportunidad de volver a ver a mi amigo Gabriel. Un tipo que adoro por su capacidad de hacernos a todos la vida más amena y divertida, que admiro por su gran generosidad al compartir su locura con todos nosotros y que tiene mi más eterno agradecimiento por ser cómplice de la mía.

 

Una persona que posee ese “don”, ese talento de hacer disfrutar a todos los que de él se rodean. ¡No es poco! Querido Gabriel: Puedes sentirte orgulloso por esto y por todo, pero sobre todo por ser la mejor de las definiciones de lo que es ser un tipo “auténtico”. Con tus virtudes y tus defectos, eres lo que se dice “auténtico”. Gracias a ti y a tu familia por vuestra gran hospitalidad y deciros que ya estoy contando los días para volver a visitar la isla de nuevo.

 

¿La frase del día de hoy? “Los encuentros más importantes han sido planeados por las almas, antes incluso de que los cuerpos se hayan visto” (Paulo Coelho). Nunca son casualidades. Nos vemos pronto, sobre todo por aquello de que las almas no tienen olvido, no tienen ausencia ni tampoco adiós. ¿La canción de hoy? Podrían ser muchas, pero me quedo con aquella que nos mantuvo encerrados en el coche en dos ocasiones: “That´s what friends are for”, de Dionne Warwick. Desde aquí, desde el cielo, desde algún lugar entre la isla de Mallorca y Bermeo como siempre con amor, mucho amor (de ese que puede parar el tiempo) el “Profe”, también conocido por algunos, solo por algunos, como Jon Pascua Ibarrola.

 

Foto: En el coche con el “clan” uruguayo. Don Gabriel Peluffo al volante y mis sobrinos “Mathías el largo”, conocido también como la “bella durmiente” y Nahián. Tres hinchas del Peñarol y Nacional olvidando su rivalidad y haciendo suyo el eslogan de “El cielo es el límite”. Tal y como digo en muchas ocasiones ¡Cuanto amor me llevo!. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *